martes, 16 de enero de 2007

Hoy ha sido un mal día

Pues no, hoy no han ido bien las cosas.

La mañana ya comenzó con malos augurios. Muy pronto, antes de la avalancha de gente en el trabajo, revisé algunos blogs y webs por los que me suelo dejar caer a menudo.


Sea por ¿casualidad? o avatar del destino, me he encontrado con algunos mensajes melancólicos y poco optimistas.

Desde la dramática pero hemosamente contada historia de Merak, hasta la reflexiva y muy intimista de Spanjaard, siempre con ese toque de inconcrección tan suyo que nos anima, precisamente, a lo que menos falta me hacía hoy: pensar. Pasando por la más prosaica y cruelmente cierta de Cabesc.

Todas ellas han dejado en mi estado de ánimo un regusto agridulce de sensaciones que pueden ser valiosas para crecer y conocernos como seres humanos, pero de las que a buen seguro prescindiríamos si pudiéramos.

Tampoco ayudó el que por un resquicio en la ventana de mi trabajo, justo por encima del muro, atisbara a ver durante toda la mañana nada más que un retazo de cielo plomizo, negro y nuboso, que sólo de vez en cuando dejaba entrever un rayo de luz.

En estas circunstancias, ha crecido en mí, como sobre la semilla de un cristal en un recipiente sobresaturado de sal, una sensación de melancolía que me ha acompañado todo el día.

Por una extraña razón que nunca me he sabido explicar, en estos momentos la mente te juega una mala pasada, y en lugar de recurrir a pensamientos alegres con los que luchar contra ese estado, vuelve siempre, en un autodestructivo bio-feedback, a plantear cuantos problemas creyeras tener aparcados.

El número e importancia de estos problemas crece desmesuradamente, en la misma proporción en que tu presencia de ánimo para afrontarlos disminuye, velada como está, por un cristal oscuro que te impide ver con claridad.

A tí mismo te ves peor. Te obsesionas con todo aquello que pudo ser y no fue. Con tantas palabras dichas a destiempo o calladas por arrogancia. Con los errores cometidos por precipitación o descuido. Con oportunidades perdidas por desgana. Te culpas de todo ello y piensas que jamás podrás enmendar aquellos momentos que pudiendo ser maravillosos, quedaron mancillados por tanta torpeza.

Hoy ha sido uno de esos días, en los que quizá nada haya sido objetivamente distinto de otros, o incluso haya sido mejor, quien sabe, pero que se ha perdido definitivamente como los rayos del sol de mi ventana entre los negros nubarrones que los aprisionaban.

Definitivamente no, no ha sido un buen día. Mañana amanecerá otro...

Un saludo.


8 comentarios:

merak dijo...

pues carlos, me hes sentido tan identificado con todo lo escrito...
saludos

Yoku dijo...

Ayer fue también para mí un día especialmente duro de vivir. ¿Melancolía? Es posible. Me rodea en ocasiones de tal forma que me impide moverme.

Yo ya no sé cómo vivir mi vida. He cerrado el grifo y no sale nada. No sé ni por qué me molesto en abrir los ojos.

Espero que tu melancolía se pase pronto.

Lo mejor para ti.

ag dijo...

hya carlos, qeu dia que tenés, ojalá y ya haya pasado. Es inrónico lo de la depre, pero es verdad lo que decís, cuando estamos en el fondo, es tan dificial no irmas pa’bajo!! saludos y animos!!!

merak dijo...

y ayer cómo fue? o la cosa terminó en tablas?
saludos

Carlos Velayos Martín dijo...

Hola.

Pues en los sube y baja de la vida el otro día tocó bajar. En estos casos hago como en el Km. treinta de un maratón: dejarlo pasar procurando pensar lo menos posible en ello. Tarde o temprano se pasa, y afortunadamente mis "problemas" tampoco son nada del otro mundo, es mi estado de ánimo el que de vez en cuando cambia haciéndolos más y más importantes.

Gracias por estar ahí.

Yoku, se te echa de menos amigo. Yo también te deseo lo mejor.

Un saludo.

cabesc dijo...

¿Llegan ya días mejores Carlos? también te animo a que descanses con ese adductor, por cierto elegiste la misma imagen que yo para la misma lesión el 29/09/2006, jejeje. Descansa.

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Aunque hoy no sea un buen día, recuerda: "El dolor es temporal, el orgullo permanece", mañana será mejor :)

Carlos Velayos Martín dijo...

Cabesc, cosas de Google... ;-) :-)

José Ignacio, buen pensamiento. ;-)

Gracias a los dos.