domingo, 1 de julio de 2007

I Carrera 10K de Orgullo

Madrugada. Villalba quedó atrás hace unas decenas de kilómetros. A estas horas la A-6 es una autopista vacía en la que la contínua sucesión de las rayas discontínuas, blancas y brillantes a la luz de la luna llena, una luna espectacular, colgada de un cielo limpio y cuajado de estrellas, consigue crear un efecto hipnótico, sólo roto de cuando en cuando por el cruce con otro solitario vehículo por la calzada contraria. La sensación es de paz, de tranquilidad. En el radio-CD comienza a sonar Clocks, de Coldplay. Sus primeros acordes contribuyen a esa sensación de íntima satisfacción que siento. Es tarde, aún me queda mucho camino por recorrer hasta mi domicilio, pero me siento bien, feliz.

Esta satisfacción comenzó muchas horas antes, cuando sobre las ocho y media de la mañana del sábado 30 de junio aparqué mi coche en la Plaza de España, en Madrid. Era el día D, el día en que se cerraba "oficialmente" la I Liga Forero Paquetil del foro de ElAtleta.com.

Durante unos meses un puñado de autodenominados "corredores paquetes" hemos sudado, sufrido, compartido y sobre todo, disfrutado, con la excusa de sumar unos puntos en esa liga. Para la mayoría no obstante su participación ha sido una mera excusa para reunirse en las carreras, correr en compañía y hacer buenos amigos. Ayer, viendo como el inventor de este tinglado, el bueno de Paquito Malagueta, apenas conseguía reprimir las lágrimas, (lo siento Paco, es el precio que tienes que pagar por ser tan buen tipo), pasé revista mental a todo lo que este pequeño gran hombre había conseguido: un grupo cohesionado de gente de muy distinta procedencia y condición pero con algo en común: les gusta correr y pasarlo bien mientras lo hacen. Hay máquinas de bastante menos de tres horas en maratón, de hora y pocos minutos en media, de menos de tres minutos en el mil, y gente que no ha competido en su vida..., o que lo hace casi cada domingo tomándose la carrera como un mero divertimento sin aspiración a mejorar su marca. Tod@s hemos podido competir en igualdad de condiciones en esta liga, ya que lo que se premiaba era la constancia, la compañía de otro "paquete", las mejoras propias y no sólo el crono frío y duro, enemigo implacable de los que nunca tendremos marcas de renombre.
Aunque hacía frío me apeteció abrir la ventanilla del coche y sentir el viento en el rostro. La sensación era vivificante. En el radio-CD comenzó a sonar Belfast Child, de Simple Minds, y repasé el día que acababa de vivir:

Tenía mis dudas respecto a la I Carrera de Orgullo, (ignoro porqué no le añaden el "Gay" al final), ya que era su primera edición, no tenía, que yo sepa, un club con experiencia que la respaldara y aunque los objetivos eran simplemente acompañar a Cristina y a Alberto, mi casicuñado, en sus primeras carreras, no estábamos seguros de que la organización estuviera a la altura. Nos equivocamos. La carrera no ofrece nada fuera de lo común, pero fue correcta en lo importante. Es cara. Diez euros me parecen muchos para un diez mil, pero también es cierto que me gasté bastante más en gasolina y mucho más en comida y cena...

La entrega de dorsales y chips fue rápida y cómoda, y rejuvenecí como veinte años cuando unas guapísimas voluntarias se quisieron hacer una foto conmigo, qué le vamos a hacer, pasada con holgura la cuarentena la sonrisa de una jovencita a uno le hace ilusión... La salida se retrasó unos minutos, pero fue cómoda al no haber demasiados corredores. No había alfombrilla, punto negativo y casi imperdonable por el precio que pagamos. El recorrido es muy ondulado, poco dado a marcas y algo desangelado. Discurre en gran parte entre parques y por el interior de la Ciudad Universitaria, por lo que hay poca animación. Sí había muchos voluntarios y suficiente policía, aunque vimos algún coche que se "coló" en el circuito, (y que se llevó lo suyo).

Lo mejor es la llegada, en el polideportivo de la Complutense, amplia, cómoda y con un regusto a atletismo de otra época al estar situada en una pista de ceniza. Había avituallamiento más que de sobra para todos. En la bolsa del corredor, camiseta conmemorativa, barritas, agua, sales...

En lo personal disfruté como nunca. Hicimos mejor tiempo de lo esperado: 1 hora y 7', porque los debutantes demostraron tablas y superaron las espectativas. En todo momento el grupo fue unido. Sólo nos adelantábamos haciendo unos progresivos para hacer fotos, (madre mía la de ellas que cayeron, allí había más fotógrafos que a la puerta de la Pantoja...).

Ya casi al final coincidimos con un grupo en el que Nacho-Silvestre me presentó a Alfonso y a su rodilla. Fue un placer poderle saludar aunque apenas pudiéramos charlar un par de minutos. Ya en meta, y después del subidón que provocó el que el speaker nos nombrara por la megafonía, volví a ver a Alfonso, que me presentó a José Ignacio Hita, grande por fuera y por dentro, (y más joven de lo que presuponía) y a Mayayo "devoracumbres", con el que voy a tener que hacer alguna carrerita de montaña.

En este enlace os dejo parte de las fotos que hice y abajo una pequeña presentación:



Con todo, lo mejor estaba por llegar. Después de una duchita fresquita, fresquita, en casa del Señor Oscuro, Darth Vader, llegó la hora de la comida en un restaurante de lo más "cool", con sus banderas arco-iris en la entrada y parte de la parroquia en consonancia con el ambiente del local. Magnífica elección Darth Vader, comimos como si hubiéramos corrido un maratón. Sobremesa, terracita, agradable conversación, ¡sin hablar de atletismo!, y se nos hizo la hora de ir a ver el desfile... Unico punto negro del día. Pésimamente organizado, largo y tedioso. Habíamos quedado para cenar a las nueve y media en las inmediaciones de la Plaza de España y no conseguimos ver ninguna carroza.

La cena fue apoteósica. Unas horas deliciosas en compañía de gente de lo más diverso pero a la que te une no sólo una afición, sino una forma de entender el atletismo y por ende la vida. Soy de la opinión que la personalidad de cada cual se refleja en todas las facetas de nuestra existencia, y una de ellas es cómo se toma el atletismo. Recuerdo haber leído algo así como que uno corre como vive y vive como corre. Gran verdad. Sólo así se entiende que con el exiguo premio de una medalla se pueda juntar gente de Toledo, de Alicante, de Avila... Todos los que el sábado nos reunimos en aquella mesa tenemos esa misma visión de la carrera.

Fue emocionante ver a Malagueta leer uno por uno los puestos de tod@s y verle a punto de llorar al recibir sus detalles, escasos para lo que él se merece. No fue el único que se emocionó.

El viento sigue azotando mi rostro, y tan cerca de Avila, una vez ganada altura, es frío. Tengo que cerrrar la ventanilla y ahora suena U2: With or without you. ¿Podía haber alguna forma mejor de terminar el día...?

8 comentarios:

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Jajajaja, es que lo de Hita Senior es porque mi hermano es más pequeño que yo, pero sólo por eso ;)

Me moló conocerte sí, así nos vamos poniendo caras todos poco a poco. A ver si nos vemos por más carreras, un abrazo!

mayayo dijo...

Me alegro de vernos por fin en persona, Carlos.

Y por supuesto, si gustas este mismo domingo nos podemos ir a trepar por Guadarrama, así vamos haciendo pulmones para la rampa asesina de El Escorial :-)

Enhorabuena tambien a toda la Paquetería y en particular a Malagueta. Lo he seguido alguna vez por el foro, pero ver entrar al autobus entero el Domingo en la Complu fue espectacular.
Ahora, a por la próximta temporada paquetera!!

Spanjaard dijo...

Jopetas, como dice mi Nicolás... qué buenos planes os organizáis. Nada, a seguir disfrutando y expandiendo esta extrña fiebre de los trotasitios entre conocidos y allegados. Un abrazo paisano.

Peque Silvestre dijo...

¡¡Que GRAN DÍA pasamos!!

Disfruté como un enano. Seguro que durante la temporada que viene tenemos más días como este.

Disfruta del verano y a preparase que la temporada va a ser larga y dura.

Nos vemos ;)

Carlos dijo...

Hita, lo difícil es ser más grande que tú...

Mayayo, ten por seguro que iré algún día contigo por esos riscos...

Spanjaard, trotasitios, buena definición...

Silvestre, ¡seguro!, amos que no le hemos dado una nueva dimensión a la palabra "atletismo popular"...

Un abrazo para todos. ;-) :-)

anita dijo...

CHE! que bien se lo pasan por allá! si te sacaste "todo el rollo" de fotos! jaja

besos

Anónimo dijo...

Un placer pasar el día con vos amigo.
Lander.

Txamo dijo...

Enhorabuena por esas crónicas que te curras Carlos; me hacen revivir el día...

Saludos