martes, 2 de diciembre de 2008

1/3 de maratón

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Me gustan los finales felices. No me gustan los dramas románticos en los que dos maduros encuentran el amor de sus vidas después del fracaso de sus anteriores matrimonios, para descubrir a continuación que a uno de ellos sólo le quedan unos meses de vida. No me gustan las películas "basadas en hechos reales" de los sábados en Antena 3. No me gusta sufrir en la ficción ni hacerlo por afición. La vida ya es demasiado dura como para permitírnoslo, aunque allá cada cual con como quiera pasar su tiempo libre. A mí me gusta disfrutar de él, y prefiero una de humor absurdo al estilo Leslie Nielsen que un peliculón como Titanic; y a Jackie Chan dando mamporros que a Merryl Streep soltando lagrimones.

Por eso me atrevería a calificar el fin de semana laaargo, (pues tempranito en la mañana del viernes ya estábamos mi familia y yo en el hotel en San Sebastián), como "de cine". Del cine que a mí me gusta, del que acaba bien, del que te hace reir o sonreir, (que no es lo mismo, prefiero lo segundo), a cada instante en una contínua sucesión de momentos, felices a veces, hilarantes otros.

Como mi familia y yo fuimos la avanzadilla de ese nutrido grupete de paquetillos que nos presentábamos en Donosti, tuvimos tiempo de disfrutar de algo que valoramos muchísimo por lo escaso de las veces que nos lo podemos permitir debido al trabajo de mi esposa: tiempo juntos. Juntos paseamos por la orilla del Cantábrico, de la playa de Zurriola al Peine de los Vientos. Juntos disfrutamos del olor a sal y del rumor del mar, embravecido por el viento, y juntos volvimos a recorrer las acogedoras calles del centro de una ciudad maravillosa como San Sebastián.

El sábado tarde llegaron mis paquetillos. Una marabunta de gente y chiquillos que parecían comprados a granel de tantos que eran. Pude conocer a José Luis, un cartagenero recientemente venido a corredor que debutó a lo grande, como merecía la plaza en la que lidió, y a su mujer, Lolo. Un placer pareja. Mientras las santas, (nunca mejor dicho), se quedaban cuidando de la tropa, los chicos nos fuimos a recoger dorsales. La feria, psche..., flojita, aunque el ambiente ya lo poníamos nosotros. Lo mejor fue conocer a David, un bloguero de lo más simpático con el que me hubiera gustado charlar un rato más, y reencontrarme con Alberto, un zaragozano de tres quince en maratón que tuvo a bien compartir con un servidor buena parte de los 102 kilómetros de las 24 Horas de Torrejón, y con el que me fundí en un espontáneo y agradecido abrazo nada más verle. Cenita en un italiano, veinticuatro comensales entre corredores, sufridas esposas y chiquillería varia y a acostar, quizá algo tarde para ser la víspera de la carrera, aunque a servidor, como no la iba a hacer entera, eso no le importó y no se privó de regar convenientemente la pizza, ensaladas y postres varios que degustó.

La mañana amaneció húmeda aunque sin lluvia, y algo ventosa. Fresca, justo al límite de lo adecuado para correr. Yo había quedado con Lander, Angela, (debutante en la distancia), y Carlos Darth en que este les llevaría a seis minutos justos hasta el kilómetro veintiocho, justo al lado del hotel, donde él se retiraría y me los entregaría en perfecto estado de revista para que yo les hiciera los catorce últimos kilómetros. Y así fue: a la hora justa, con precisión relojera, y con la sensación de que ambos iban muy bien, tomé el relevo. De ahí a meta intenté marcar el mismo ritmo, atento a las fuerzas de Lander, porque Angela, como todos sabíamos, se nos marchó en el treinta y seis con Piedad, una amiga suya que se nos unió en el treinta y dos y nos la "robó". Estupendo debut de Angela, que acabó su primer maratón, (ella dice que el último, pero nadie la cree), feliz y con buenísimas sensaciones y un minuto antes que nosotros, y estupendo maratón de Lander, que no flaqueó, apretó los dientes cuando las cosas se pusieron feas, y como no podía ser menos me esprintó en meta para demostrarme quien manda en las distancias cortas. Al final rebajó su marca del pasado Mapoma en casi media hora.

El resto cumplió con sus objetivos: Micra se marcó unas muy meritorias dos horas cincuenta minutos, sólo tres minutos más de su ambicioso objetivo, pero que no deja de ser un marcón para una persona que lleva relativamente poco tiempo corriendo, con un pasado reciente de sobrepeso, que se pasa el día sentado al taxi, entrenando a deshoras y sacrificando el poco tiempo libre que le queda a su afición. Admirable. Angel, el marido de Angela bajó de las tres horas treinta que tenía como objetivo. José Luis sólo hizo unos minutillos más, otro espléndido debut para otro corredor reciente que nos tiene asombrados con su fuerza de voluntad y su progresión. Y mención aparte para Pedro Jordan. Hace unos días le pedía a Angel que a su vez este le suplicara para que le ayudara a hacer tres horas treinta porque no se veía corriendo a esos ritmos toda la carrera. Hasta tuvo que pedir prestada la vaselina. Subió y bajó por la carrera haciendo de aguador sin preocuparse en exceso por el crono. No se retiró en el veintinueve porque no vió a su esposa, así que decició seguir..., e hizo marca personal por varios minutos. Ya te lo dije amigo: la falta de presión.

En lo personal, aún a pesar de la inactividad total de las dos últimas semanas, los catorce kilómetros a seis minutos no me costaron ningún esfuerzo. Una lástima porque podría haber corrido otro maratón "sin despeinarme" y haberlo disfrutado a tope, además en los dos últimos el gemelo me avisó de que no quería bromas.

Y después, a comer, (más aún, porque la Virgen Santa lo que puede devorar un ser humano como yo...). A comentar la carrera, a picar a Micra por su "petada", (¡petar a dos cincuenta, madre mía, cuantos quisiéramos!), a alargar la sobremesa, a reir, a hacernos fotos, a tomarnos un wiki en el hotel mientras Pedro Jordan llenaba servilletas y servilletas con los datos de su fore mientras Lander intentaba recordar infructuosamente su contraseña para entrar en el foro y poder contar lo bien que había ido todo... Y los niños reían, y jugaban... Todos nos fuimos a dormir satisfechos.

Ayer el día amaneció lluvioso, por lo que decidimos adelantar la vuelta. Como uno es paquete para todo se perdió nada más salir del hotel, pero con un par de llamadas y el GPS de Angel conseguimos reencontrarnos. Nieve durante el viaje, nada más salir de San Sebastián. Comida ya cerca de Burgos. Más nieve, que no dejó de caer mientras nos demorábamos en la sobremesa más de lo que a algunos, no acostumbrados al blanco manto, les parecía aconsejable y entre bromas íbamos pensando a quien de nosotros comernos primero, caso de ser necesario. Pelea de bolas de los peques en la puerta, para que no faltara de nada, y despedida final, que allí se separaban nuestros caminos. Recién llegada la noche SMSs de todos comunicando las llegadas a puerto sin novedad, Halcón Milenario incluído.

Pasada de página de un fin de semana cuajado de bonitos recuerdos, de imágenes de las que quedan en la retina y hacen que la vida sea un poco más amable. Mientras se puedan vivir momentos así, que les den a las pelis de Antena 3...

21 comentarios:

santipalillo dijo...

Enhorabuena Carlos, te imaginaba corriendo todo el maratón pero se ve que los gemelos te aconsejaron bien.

Se nota que habéis disfrutado de lo lindo en San Sebastián, ayer vi por la tele unas imágenes de Ávila cubierta por la nieve, no me extraña que no te importase alargar la sobremesa, estarás costumbrado a todo eso.

Un día de estos aparecerá Angela por la Casa de Campo y le preguntaré que tal, yo la veía muy muy fuerte; Lander muy bien por lo que leo, bajar media hora respecto de Madrid está fenomenal, a mi me pasó lo mismo en su día.

Zerolito dijo...

Qué guapo, Carlos. Y qué razón tienes con lo de las pelis de A3... Estrenos TV, ¿recuerdas? melodramas lacrimógenos que no se muy bien a qué vienen en una sociedad que necesita un poco de alegría e ingenio.

En lo atlético me alegro muchísimo de los resultados de todos, y de que tu gemelo te de un respiro. No le machaques mucho, tienes tiempo a recuperarlo para Sevilla. Y no lo gastes allí demasiado, que te esperan unas cuantas Zeroladas.

Un abrazo grande, Maestro.

Carlos dijo...

Santi, en la noche del sábado aún dudé sobre si echarle valor e intentarlo, o hacer la vuelta pequeña y la segunda grande, (unos veintitrés kilómetros total), pero elegí adecuadamente la distancia. Al final el gemelo ya protestaba.

No machacaré mucho mi gemelo Zerolito. A partir de ahora rodajes suaves. Conservo casi toda la base que había hecho para San Sebastián y allí no me he desgastado, así que si todo va bien espero llegar a Sevilla en condiciones de ese sub-Malagueta, (Zeroladas previas mediante, of course).

Abrazos a los dos. ;-)

Peque Silvestre dijo...

Que buen fin de semana que habeis vivido y que bien lo trasmites ¡¡Jodio!!

La verdad es que con barullitos así uno estaría de carreras todos los fines de semana. Me quiero recuperar ¡¡YA!!

Espero que tu gemelo de te una tregua y tu preparación para Sevilla sea buena. Suerte ¡¡Maestro!!

Espero que nos veamos pronto. Un abrazote

P.D.: ¿Has leido lo de CyT sobre la Pedriza? Me lo estoy pensando, jejeje

Amig@mi@ dijo...

Uff, cuanta vidilla en tan poco tiempo...
Me alegro cantidad de que TODO os fuera tan bien.
1. Odio esos "lacrimógenos" como yo les llamo.
2. La vida se hace toda de momentos, y esos de vuestros paseos al lado del mar... No se olvidarán tan facilmente.
3. Ese ambiente tan amigable es difícil de conseguir. Conservalo todo lo que puedas.
4. Enhorabuena por "aguantar"
5. A tí te supuso el mar lo que a mi me supone la nieve..
jeje
Besos

David Rodriguez Roures dijo...

Al final veo que los dos cumplimos con lo pactado jeje,desde luego te conoces bien,sabias cual era la distancia máxima que podías correr y no te equivocaste,me alegro mucho conocerte,si no me saludas creo que paso por delante tuya y ni me entero,soy muy despistado,creo que todos hemos disfrutado este fin de semana,haber si coincidimos en alguna otra,ahora a cuidarse,un saludo.

merak dijo...

tú no eres un paquete, eres un corredor, no me cansaré de decírtelo.
enhorabuena por ese tercio... de maratón, no de cerveza.
abrazos

Sylvie dijo...

Pues entonces veo que tenías equivocada a Piedad que creyó que te habías chimpao todo el maratón...

Felicidades por vivirlo así, sin dramatismos tipo antena3, ni sufrimientos...por disfrutar junto a tus amigos los paquetillos campeones (que de eso tienen ya bien poco), por vivir Sanse también paseandola con la family...

y por ese tercio así de super sobrao.

Besitos.

Alfonso dijo...

Pues un estupendo maratón después de todo, que el cultivo de la amistad también es buena meta.
Saludos

yoku dijo...

Madiquita...

Anónimo dijo...

Pero no me jodas, te pasas todo el fin de semana con la camara de fotos a cuestas, que si ten cuidado con ella, que si colocala aqui, que no se caiga, que no se moje, que si no os movais, que si no ha salido bien a repetir, que si esto, que si lo otro y solo pones 9 fotos.

Aún asi gracias por compartir tu tiempo.

Anónimo dijo...

Joder que siempre se me olvida, el de antes soy yo, Darth.

Jordan dijo...

Y que sepas que me he estado informando y las reflex de ahora si dejan hacer fotos por la pantalla,sin mirar por el visor.

Me lo ha dicho un experto,me lo ha argumentado y demostrado. :-)

Por cierto,yo tambien me lo he pasado fenomenal,los que no te conocen en faena no saben lo que se pierden..

Jordan dijo...

Por cierto,¿donde estan esas nueve fotos???

Carlos dijo...

Silvestre, hubieras disfrutado muchísimo. Se te echó de menos.

Montse, pues sí. El mar tiene un algo élfico para mí.

David, no creas, estuve dudando hasta el último momento si hacer algo más, pero sí, elegí bien la distancia.

Merak, ¿corredor?, uf, no. Eso cansa mucho...

Syl, a tu estilo: disfrutando cada minuto.

Alfonso, mejor meta que la del final de la carrera, ¡dónde va a parar!

Yoku, pues igual sí, para qué negarlo...

Dart y Jordan, ¿os llegó el enlace al álbum privado?

Jordan, las nueve fotos, aquí:

http://picasaweb.google.es/corredorsolitario/MaratNSanSebastiN2008#

Y nooo... Las cámaras reflex, (algunas, entre ellas LA MIA), tienen un modo denominado Live Wiew que SIMULA el viso de una cámara compacta, pero no funciona igual que él porque una cámara réflex, tiene un juego de espejos o prisma que envía la imagen al visor, QUE ES OPTICO, no electrónico, como en las compactas. Para generar esa falsa imagen en la pantalla las réflex levantan ese juego de espejos, pero entonces NO PUEDEN HACER LA FOTO, los tienes que bajar de nuevo para hacerla. Ese sistema SOLO te sirve para comprobar enfoque y encuadre de objetos estáticos, pero nunca para hacer fotos en movimiento. La prueba definitiva: NINGUN PROFESIONAL LO USA.

Saludos, besos y abrazos varios. ;-)

Jordan dijo...

Mañana se lo comento al copañero,a ver que tiene que decir en su defensa.

Fotos recibidas,gracias.

Lander dijo...

gasias maestro. No solo por la compañia en carrera. Por tó.
Ha sido un finde de luxe.

Anónimo dijo...

Ya tengo el enlace, gracias Carlos muy chulas, alguna va estar en el mi particular salon de la fama.

Darth

cabesc dijo...

Carlos otra vez te honra un detalle, tu medalla del maratón [no terminado, of course] se va de casa a otro lado, al lado de un amigo, plas plas plas.
En cuanto a lo de los gemelos, que quieres que te diga que tu cuerpo de trotar no te haya enseñado ya, buen consejero si señor.

chao

mayayo dijo...

bueno, pues parece que disfrutasteis a gusto de san sebastian, me alegro!
espero volver por ese maraton, aunque no se bie cuando...
y por cierto, creo q estuviste brillante al no pasar del 1/3. ahora, a recuperar del todo y disfrutar las vienen por delante.

ELMOREA dijo...

Ole, di que si, que para sufrir ya tenemos el resto del tiempo, solo faltaba hacerlo tambien en carrera.
Ademas, ya has hecho 14 km mas que un servidor.
Un abrazo campeon.