miércoles, 26 de mayo de 2010

Primer, ¿y último?, ensayo para el Gran Trail. Gañanada en la Sierra…

navacerrada_canto-cochino 22-05-10 - 0001

Noche cerrada aún en Navaidem. Falto yo, pero alguien tenía que hacer la foto…

Hoy por hoy el Gran Trail queda muy lejos de mis posibilidades. Esa es la conclusión de la ruta que hicimos el sábado sobre el recorrido de los dos primeros controles con la intención de conocer el terreno, simular el ritmo que deberíamos llevar ese día y probar el material. El resultado fue un verdadero desastre.

A las seis de la mañana estábamos todos en Navacerrada, (menos Guille, que se nos durmió, jejeje…), debidamente pertrechados con la intención de encarar los primeros treinta y siete kilómetros del Gran Trail. En este enlace podéis ver la descripción detallada del recorrido. Como decía, la idea es apurar los horarios de cierre de control, que en estos dos primeros tramos son muy ajustados, y comprobar como “se nos quedaba el cuerpo” para seguir setenta kilómetros más hasta meta y completar así este terrorífico perfil en las treinta horas de plazo máximo.

No sólo la experiencia fue todo un fracaso para casi todos los que componíamos el grupo, sino que además fuimos capaces de demostrarnos una vez más lo gañanes que podemos llegar a ser. Ya a quinientos metros de la salida nos equivocamos de camino e hicimos un kilómetro “de clavo”, y eso que íbamos equipados de mapas, gps y resto de parafernalia tecnológica… Quizá también llevábamos algo de ¿prisa?, ¿precipitación?. El caso es que durante toda la jornada perdimos muchísimo tiempo en andar y desandar, atravesar trochas y senderos apenas insinuados por no parar un par de minutos y pensar. Gañanes, (y yo el primero).

navacerrada_canto-cochino 22-05-10 - 0004Clarea por detrás de La Maliciosa. 

La subida a La Maliciosa por La Barranca la conocía por aquella preciosa salida con Noe, Pedro y Alakan, de hecho la ruta del Gran Trail es incluso más llevadera pues el acercamiento se hace por pista en lugar de por los recoletos senderos que Alakan tuvo a bien enseñarnos. La temperatura, tórrida más adelante, aún es fresca. Subimos por la cara suroeste, lo que hace que el sol no nos vea casi hasta el mismísimo Collado del Piornal, ya finalizada la parte más dura de la subida. Mis sensaciones son las esperadas: estoy fuera de forma y los milagros no existen. Sé sufrir, pero eso sólo me hace poder acercarme algo más a mis límites, no baja mis pulsaciones ni mitiga mi dolor. Antes de llegar ya perdemos un par de efectivos que deciden ir a su paso a Canto Cochino.

navacerrada_canto-cochino 22-05-10 - 0008 Risueños, confiados e ingenuos paquetillos en La Maliciosa.

En el alto de La Maliciosa hacemos una breve parada y nos tiramos para abajo, por el técnico descenso en dirección a la Sierra de Porrones. Y empiezan los problemas: yo llevo el track publicado por la organización en mi gps, pero sobre él ha habido modificaciones que intentamos seguir sobre el mapa, sin previo acuerdo, por las descripciones impresas en papel. Resultado: un puñado de nosotros tira por la cuerda de la sierra, otro a media ladera, y otros nos apuntamos a que sean el resto los que hagan el trabajo sucio, se lleven la gloria del acierto en la elección o las mofas por tener que recular y desandar lo andado. Primera conclusión: somos un grupo demasiado numeroso y heterogéneo, lo cual no sería malo “per se”, siempre que las cosas hubieran quedado claras de antemano y nadie arrastrara o se dejara arrastrar por el resto.

navacerrada_canto-cochino 22-05-10 - 0010 Parada, breve, como todas, en el mirador del Collado de los Pastores.

Con unos cuantos arañazos en las piernas, algún “tira por ahi”, (sin tilde), unos cuantos “no, mejor sube p’allá”, llegamos en varios grupos al Collado de los Pastores donde hacemos reunión. En ese punto bajamos unos kilómetros por la pista conocida como “Las Zetas”, de piso de zahorra y cómoda de trotar. El calor ya se hace notar, al igual que mi tendón de aquiles derecho… Supongo que castigado por la subida y bajada a La Maliciosa, es con el cambio de pisada cuando decide quejarse. Cojeo levemente. Al poco llegamos al inicio de una senda muy técnica que ataja entre unas curvas de la pista y por la que descendemos con mucha precaución, no sólo por el asumido riesgo de resbalón, sino porque en algunas zonas está sembrada de estacas metálicas que supongo sujetarían las alambradas de fijación del terreno que vemos en alguna ocasión y que intuyo sirven para consolidar la vegetación que proteja de la erosión tan frágil ladera. Son peligrosísimas: una caída encima de una de ellas podría ser fatal y me sorprende que el Gran Trail no lo prevea. Más tarde nos damos cuenta de que, por supuesto, habíamos errado el camino… Salimos de nuevo a la pista, y hay que buscar otra senda… Soy consciente de que no puedo soportar otra bajada como la que acabamos de hacer. Mi tendón se queja cada vez con más fuerza y empiezo a sentir los primeros síntomas de agotamiento. El calor es horrible y ha aumentado mucho en poco tiempo al perder varios cientos de metros de altura tan rápido.

Al llegar al inicio de una nueva senda, ya con el parking de Canto Cochino a la vista, allá lejos al fondo del valle, decido seguir por la pista en lugar de castigar mi tendón con una bajada como la que acabamos de dejar atrás. Aquí cometo la gran tontería, la suprema gañanada del día de la que soy único responsable: en lugar de comprobar por mí mismo el mapa, me dejo guiar y sigo el ramal de la pista que sale a nuestra derecha. Error. Ese ramal me lleva de vuelta al Collado de los Pastores… Casi dos kilómetros al trote, parte cuesta arriba, para al final tener que volver al sitio de partida y buscar la senda que quería evitar… Por suerte esta sí es la “oficial” y es muy corrible, preciosa y sombreada, cosa que agradezco infinito después de unos kilómetros en solitario y bajo un sol que ya es de justicia.

Al final, con mucho retraso, llego a Canto Cochino, donde los amiguetes están esperando. Mil perdones y más gracias aún.

Organizamos rápidamente mi evacuación. Soy el tercero de los doce que se borra, cuarto si contamos al dormilón de Guille..., que al final se despertó y está en Canto Cochino dispuesto a hacer la segunda parte de la ruta. Tiene su coche en Manzanares el Real, a unos seis kilómetros. Allí se dirigen a su paso Pepo y Manolo, que también han dejado el suyo, pero con los que no consigo hablar por teléfono para que me esperen e ir juntos al Puerto de la Morcuera, donde recogeremos a los que terminen la ruta, y así, con el resto de coches bajar a Miraflores de la Sierra, donde comeremos. Luego habrá que repatriar a los que tenemos el coche en Navacerrada…, menudo operativo… Ni el Desembarco de Normandía oiga…

La Senda Qebrantaherraduras, que me llevará de Canto Cochino a la entrada del parque es fácil, divertida y muy transitada; y con los jarales en plena floración ahora está preciosa, aunque no la disfruto lo que mereciera, ya que bajo hacia Manzanares el Real cansado por el recalentón para no demorarme mucho en llegar a Canto Cochino y por la sensación de que el objetivo de este año tendrá que ser el del año que viene. Eso sí, posteriormente esa sensación no me privó de tomarme mis buenas jarritas de cerveza con limón y dar debida cuenta del menú que teníamos concertado en Miraflores de la Sierra

En Manzanares el Real encuentro a Pepo y Manolo. Poco después nos llama Guille que también abandona junto con Carlos y Andrés, (y van seis de doce), a los que recogemos en la carretera.

Mención aparte para los otros seis componentes del grupo que sí tuvieron el valor y la fuerza para completar la ruta en once horas, (perdiendo según ellos la dirección correcta en muchas ocasiones), y cuyo rostro era todo un reflejo de la dureza con la que se encontraron: Yoku, Pardillete, Ibki, Miguel B, Txamo y Aspen. Hablamos de corredores curtidos, maratonianos de pro, veteranos montañeros alguno de ellos e incluso un ironman, a los que no les arredra ni les pilla de sorpresa dar todo de sí mismos. Aún así estaban destrozados y ninguno confiaba en sus posibilidades de terminar el Gran Trail en tiempo.

Tendré que reflexionar sobre cómo me tomo el Trail, lo que significa determinar el sitio exacto de mi abandono… Vaya año. Sigo sumando objetivos incumplidos…

Aquí os dejo mi track, (al final poco tiene que ver con el oficial), y el mapa interactivo de la ruta:

 

¡¡¡IMPORTANTE!!!

Las descripciones de rutas de montaña que hago en este blog son tan sólo expresión de mis impresiones y sensaciones de ese día concreto, y por tanto totalmente subjetivas. No tienen porqué coincidir con las de cualquier otra persona, incluso realizándolas en las mismas condiciones. Tampoco son guías exhaustivas. A pesar de que procuro que todos los datos que ofrezco sean correctos, sería recomendable que antes de hacer alguna de ellas te informaras sobre las mismas en publicaciones especializadas. No obstante, si crees que te puedo servir de ayuda, o necesitas alguna aclaración, ponte en contacto conmigo. Por último, tienes que tener en cuenta que la montaña es un entorno potencialmente peligroso. Usa el sentido común y no afrontes recorridos para los que no estés absolutamente seguro de estar suficientemente preparado y equipado. Y ten siempre en cuenta las posibles complicaciones meteorológicas, muchas veces imprevisibles.

6 comentarios:

Cocoloco Amamower dijo...

¡Ánimo, Carlos!.

Ya sólo prepararlo, con el Día que hizo, es meritorio.

Y ya sólo intentarlo, con la Calorina que va a caer, es una Hazaña.

Si lo llego a saber, lo mismo me hubiera apuntado (a toro pasado, claro)... X-DDD

Quique dijo...

Bueno Carlos, no os fustigueis que había que estar ahí a las 6 de la mañana...y de gañanes nada, unos crack!!!!

Un saludo
Quique

Amig@mi@ dijo...

Pienso, pero sólo eso, aunque en voz alta, que deberías conformarte con lo que haces, disfrutar de tus amigos, los sitios que pateas y las risotadas que seguro dejais escapar y no centrar tus fuerzas en llegar a la meta.
2 apuntes.
1 ¿Tu cámara no tiene eso que se aprieta el botoncito y sales corriendo para salir tú también en la foto??
NO te rías...

2 Veo ciertos "dejes andaluces" entre tus palabras que me hacen sentir como en casa...
Un besoteeee

Carlos dijo...

Cocoloco, a tiempo estás: ¡vendo dorsal barato, barato oiga...!

Quique, gañanes, creéme. Si para este sábado hemos quedado a las 5:30...

Montse, jajajaja..., ¡ah, perdón, que no me riera!. Pues sí, el botón existe, pero si me entretengo en ello estos mamones se me van... ¿dejes andaluces?, ¡ozú!, mira tú que si es ahora, a mi edad, cuando me sale el gracejo...

Gracias a los tres. ;-)

mayayo dijo...

Vale si, no todas las salidas son brillantes. Pero ninguna deja de sumar. Ahora sabes mas de la sierra y del trail -de ti mismo tb. quizá- que la semana antes.
Y eso te hace mas fuerte.

Recuerdo en el bar Dos Castillas a un hobbit desahuciado de sí mismo hará cosa de un año. Tras un duro y gélido entreno pre MAM se veía desbordado por el reto. Y sin embargo...

Santi Palillo dijo...

Estoy con Mayayo que sabe mucho de esto, empezarás el GTP y te saldrás dónde y cuando hayas previsto sin más contratiempos; qué buen grupo os juntasteis, ayer estuvo Txamo en la Tapia y me dijo que estuvo con vosotros.

Suerte para el segundo ensayo (y más cabeza, ya que te pones así) :-)