domingo, 9 de noviembre de 2008

Media Maratón de Alcorcón

09112008490Para escribir, salvo que seas exigente, y no es el caso, se necesita realmente poco: una mínima dosis de inspiración, algo que contar y ganas de hacerlo. De lo primero nunca he estado sobrado. De lo segundo sí, pero últimamente tengo muy poco de lo tercero.

Y bien que lo siento, porque por el camino se me han quedado entradas jugosas, como ese rodaje de casi dos horas del pasado lunes a las seis de la mañana, con dos grados bajo cero y después de no dormir en dos días. O el segundo entrenamiento en pista de mi vida, el pasado jueves, con resultados tan distintos del primero. Quizá lo cuente un día de estos aunque se pierda la frescura de la inmediatez, o no. Dependerá de las ganas que tenga, que como digo, son escasas.

Pero hoy sí estoy casi obligado a escribir: ayer corrí en la mejor compañía posible y con mejores sensaciones de lo que intuía, la Media Maratón de Alcorcón, y aunque nada salió como estaba previsto, acabé muy contento. ¿Qué era lo previsto?, pues yo había hablado con Lander sobre cómo tomarnos este media. El pretendía hacer simplemente una tirada larga de cara al inminente Maratón de San Sebastián, incluso haciendo un calentamiento de unos cuantos kilómetros suaves para completar el total de los veinticinco prescritos por su míster, y empleando en la media propiamente dicha unas dos horas. Con esas intenciones me presento en Alcorcón, donde habíamos quedado una buena cantidad de paquetes del foro de ElAtleta.com. El día amanece fresco pero claro, lo que auguraba una excelente temperatura durante la carrera, como así fue. El dorsal me lo había recogido previamente Pedro, (Jordan en el foro), y la entrega de chips fue casi instantánea. Poco a poco llegamos todos, (Lander le pone algo de suspense al asunto), y entre risas y bromas se nos pasa el tiempo de hacer esos kilómetros "extra" que él pretendía. "Bueno, los hacemos al final", suelta alguien irónicamente... Total, que el calentamiento se reduce a un par de vueltas lentas a la pista, unos breves estiramientos y la simpática foto, (pirateada sin permiso a Jordan), en primera línea de salida que veis arriba: donde generalmente domina el color amarillo de los corredores del Menorca y el oscuro de los keniatas henos allí a casi todos los paquetillos en pose de comernos la carera, y de paso haciendo literalmente esperar a los buenos, pues apenas quedaban un par de minutos para la salida, el tiempo justo de volver a nuestro sitio real, el que nos hemos ganado duramente con nuestro esfuerzo en no mejorar: el fondo sur de la carrera. Esta está bien organizada, lo que tiene mérito pues es puramente urbana, con infinidad de cruces a vigilar, pero salvo un pequeño incidente con una conductora que decidió hacer caso omiso a un voluntario, no hubo, que yo sepa, ningún incidente.

El recorrido no es especialmente bonito, y en parte discurre por un polígo industrial. No hay demasiada gente, pero la que se acerca a ver la carrera es animosa, lo que se agradece mucho. Como decía, la idea es hacer sobre las dos horas. Los dos o tres primeros kilómetros más o menos salen a ese ritmo, pero pronto la cabeza del pelotón se acelera. Angela, (Angie en el foro), está muy fuerte de cara a Donosti y estira el grupo aumentando paulatinamente el ritmo sin que nadie se atreva a frenarla, antes al contrario, tal es su poder, que con un ligero giro de cabeza y un "vamos", nos pone a todos en fila sin atrevernos a chistar. Total, que lenta, pero inexorablemente el ritmo va subiendo casi kilómetro a kilómetro, lo que hace que el grupete pierda alguna unidad. Sólo entre el quince y el dieciséis, en el que hay una pequeña cuesta, baja un tanto..., para subir luego aún más...

En lo personal me sentí muy bien. Mucho mejor de lo que pensaba. Mi habitual anarcoplan había dejado paso en las últimas semanas a un rodar cuando, cómo y al ritmo que se pudiera. Ni fraccionados, ni tiradas largas, ni controlados... Sólo un par de días había hecho unos arreones con el fin de eliminar en parte la sensación de pesadez que tengo, mezcla de subir montañitas, como diría mi amigo Lander, y de no trabajar más que a ritmos lentos. Y no obstante, ahí estoy, rodando fácil, a cinco y poco, con las pulsaciones relativamente controladas y buenas sensaciones musculares. Aunque soy consciente de que vamos más rápido de lo previsto, al encontrarme bien apenas miro el Polar, y cuando lo hago sólo presto atención a las pulsaciones y me despreocupo del ritmo, por lo que hasta el kilómetro diecinueve no me percato de que estoy en tiempos de hacer una "buena marca". De hecho, estoy seguro que de haber salido ayer a disputar y no haber perdido ese par de minutos en los primeros kilómetros tranquilos y habiendo forzado un pelín en los últimos habría conseguido MMP con una cierta facilidad. Así que al entrar en meta entero, sin apenas haber sufrido, en una hora, cincuenta y dos minutos, veinticinco segundos, segunda mejor marca en media de mi vida, me hace sentir una tremendamente bien. Cierto que el día era propicio para correr, el circuito rápido, (aunque no ideal), y que el ir acompañado hace que los kilómetros pasen a veces sin darse cuenta, pero aún así mi moral ayer subió como la espuma de las cervecitas que nos tomamos después.

La organización, como ya he dicho, muy buena, nos obsequió en meta con una completa y útil bolsa del corredor que incluía agua, una bandeja de fruta, calcetines técnicos, camiseta, bollos, bolsa de hombreras... Además de las consabidas revistas y propaganda. También había avituallamiento líquido más que suficiente, puestos de fisioterapia... Al acabar en una pista de atletismo puedes relajarte tranquilamente en el campo interior de hierba, lo que es muy agradable. El único pero que le pongo a la organización es la falta de alfombrilla en la salida, aunque como esta era ancha y apenas éramos seiscientos corredores tampoco hubo mucho descuadre entre los tiempos netos y oficiales.

Después de comentar la carrera, de la que todos salimos muy satisfechos, y estirar tranquilamente, pues el día no se prestaba a prisas, y las que teníamos ya las habíamos dejado en el asfalto, nos relajamos en la terraza de la cafetería del propio polideportivo, al solecito, con una temperatura de lo más agradable y un tentempié a base de cerveza fresquita, choricitos fritos, alitas de pollo, calamares fritos, patatas bravas...

¿Se puede pedir más?

Sólo me queda agradeceros, una vez más, y no será suficiente, a tod@s los que compartís esos momentos conmigo el estar ahí, a veces incluso fuera de las carreras, donde más se agradece, y el ser como sois. Ayer fuistéis Pedro, (gracias por el dorsal paquetillo), Jorge, (gracias por aguantarnos a nuestro ritmo), Javi, (que no es tan fiero como quiere aparentar, cacho pan diría incluso), Carlos Srv, (gracias por las indicaciones y la llamada), Lander y Lola, (¡qué os voy a decir a vosotros!), Jesús, (mi compi de correrías montañeras, de cuya mano haré el Mam al año que viene), Carlos Darth, (al que dejamos tirado y aún así nos aprecia), y los Angeles, (Angel y Angela), un encantador matrimonio de corredores a los que debo una visita. Se os quiere.

14 comentarios:

Lander dijo...

A pesar de no pasar tu mejor época en lo personal, siempre estás ahí como un longines, clok clok...
Un placer amigo. A ver como nos las apañamos para parar a Angela, que esta chikilla nos saca de rueda fijo...

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Te ocurre lo que siempre he dicho, tienes ya un fondo que con cualquier cosa te sales, bravo campeón.

darth

Anónimo dijo...

Que no se me olvide, nadie me dejo tirado, yo me retrase :-D :-D

Darth.

yoku dijo...

¿qué es una bolsa de hombreras?

mayayo dijo...

enhorabuena a todo ese fondo sur, entonces.

pero pon atención, Carlos. parece que pese a tu anarcoplan parece que estás haciendo algo bien y amenzas con empezar a progresar como corredor y avanzar hacia las filas de los de amarillo y los morenos.
no se no se... :-D

de momento, espero que en Donosti te puedas salir! ayer tras la behobia pasé al pie de los escalones donde compartimos manta de aluminio y medallita pos carrera y me dio morriña no poder ser de la partida este año, pero en fin.

nos veremos en la de Navidad de Cercedilla, seguro, que ya estoy apuntado!

Alfonso dijo...

Estos son los mejores días, estos en los que de repente encajan todas las cosas y nos deparan una pequeña maravilla.

¡Qué suerte! ¡Y que siga!

Anónimo dijo...

¿Aguantaros a vuestro ritmo? A duras penas, hay que ver como bajaba el nivel de vuestras jarras de cerveza ;-) No me des las gracias, os las doy yo por haber podido rodar en tan buena compañia. En Donosti te vas a salir... y no solo comiendo pintxos.

Salu2.

Pardillete.

Sylvie dijo...

Tu, majo, inspiración tienes siempre...otra cosa son las ganas, que tal como dices, si faltan, pues cuesta mucho ponerse a escribir...

Vaya buen grupo para vivir así esa segunda marca en media...ir con gente que te motiva y anima a seguir, siempre te ayuda a ir más lejos (en todos los sentidos) y con mayor facilidad.

Enhorabuena Carlitos por ser fuerte cuando parece que te faltan ganas para serlo.
Enhorabuena por la carrera.
Enhorabuena por los amigos.

Besitos.

Santi Palillo dijo...

Enhorabuena Carlos, salir sin presión es lo mejor para que las carreras salgan redondas.

Tened cuidado con Angie en Donosti porque yo la veo muy fuerte, ella dice que no, que un maratón es muy largo, pero tiene pinta de que vaya a salirle un carrerón.

Te he mandado una cosilla a ver si te animas.

Carlos dijo...

LANDER, aquí que no nos oye, Angela nos lo va a hacer pasar mal, ya te lo anticipo, porque no sólo está un punto, (o dos), por encima de nosotros, sino que además es competitiva, y a mayores, nososotros, que somos unos caballeros, tampoco vamos a dejarla que se nos vaya de la vista, así que, a sufrir toca...

DARTH, sí, siempre he sido un fondón...

YOKU, una bolsa de hombreras es una desafortunada definición mía de esas bolsas de tela con dos cuerdas para cerrarlas y que podemos pasar por los hombros.

MAYAYO, no me líes..., que yo no quiero mejorar mucho. Eso supondría que me tomo esto demasiado en serio y por el camino dejaría de disfrutar. A mí me vale como estoy, y si mejoro algo será encontrado, no buscado. Dicho esto sí hay a la vista un objetivo que me hará "entrenar" en lugar de correr, de aquí a junio 2009: el MAM. Nos vemos en Cercedilla.

ALFONSO, pues sí, todo se conjugó para pasar un excelente día.

PARDILLETE, lo de los pintxos lo garantizo, por escrito de ser necesario. Lo otro ya veremos. Y lo siento, pero gracias de nuevo por aguantar a nuestro ritmo.

SYLVIE, los amigos. Tú lo has dicho. Ojala pudiera compartir también contigo alguna carrera más, que ese Mapoma me supo a poco. ¡Anda que no ibas a encajar bien con esta tropa!

SANTI, muchas gracias por el correo. En cuanto tenga un rato te contesto debidamente. Tienes razón, Angela está muy fuerte. El domingo iba muy suelta, con un correr muy fácil, ¡y no paró de hablar en toda la carrera!

Gracias a tod@s. ;-)

German Alonso dijo...

Una carrera perfecta, buen recorrido y acompañado de amigos. ¿Qué más se puede pedir?. Bueno, una cosa más,... ¡¡¡LAS PEDAZO DE BIRRAS QUE OS METISTEIS DESPUÉS!!!.

Enhorabuena por esa media. Abrazos.

Amig@mi@ dijo...

Yo también estoy, al otro lado de la pantalla, y de la península, pero ESTOY.
Al ver la foto me hice un lío de blogs que no veas,
lander la tiene casi igual.
jeje
( todo bien???)
Besos

Zerolito dijo...

Vamoavé, gurriatos. Una bolsa de hombreras ... ¿no será un ZAPATILLERO? Es decir, una bolsa para introducir las zapas en la bolsa de deporte y que no te manche la ropa a juego y tal y tal. Hijnorantex.

Por lo demás, poco que añadir. Qué bien te vi, Carlos, y al resto de paquetillos. Fue una pasada de bonito correr todos juntos. Espero que para la próxima esté algo más en forma. Aunque me da igual, lo magro en esta relación paquetil no está en las carreras sino en la calidad humana de la pipol ;)

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Nunca suelo arrepentirme cuando elijo entre dos carreras, sin embargo esta vez, leyéndote, me arrepiento un montón. Porque ese día era también la media de Moratalaz y la verdad es que me pillaba más cerca de casa, no tenía que madrugar tanto porque era más tarde y además pensaba que serían por el estilo.

En lo último sí que me equivoqué, ya haré la crónica, pero vamos, ni de lejos como Alcorcón, ya no sólo por el perfil (duro, duro) o por la bolsa del corredor (a nosotros camiseta, chocolatina y aguita), sino porque prácticamente todo el mundo hizo su mejor marca personal... eso sí, en 20,600 metros, vamos, que estaba fatal medida. Para el año que viene ya sé lo que toca: Alcorcón.

Por lo menos no tuve que madrugar, no, jejejeje.