lunes, 15 de septiembre de 2008

Vini, vidi, (y sufridi), pero vinci

Segunda vez que participo en la Carrera Popular Cuesta del Tirón, y no será la última. Hace unos días David planteaba el interesante debate sobre lo caras que resultaban las carreras populares, cada vez menos de lo último y más elitistas. Elmorea por su parte radicalizaba su postura al respecto y afirmaba su intención de correr algunas de ellas sin dorsal.

En ambos blogs hubo opiniones muy interesantes que no voy a reproducir pero cuya lectura recomiento. Pues bien, esta es una carrera que podría servir de ejemplo a muchas de esas "saca-cuartos" tipo Canillejas, (siempre me viene ésta a la cabeza por la nula relación calidad-precio que ofrece,  aunque evidentemente no es la única).

En la Carrera Popular Cuesta del Tirón te encuentras una buena organización, un circuito perfectamente medido y señalizado, completamente cerrado al tráfico y bien vigilado, una amplia zona de salida y meta completísima, con todos los servicios: guardarropa, asistencia médica, avituallamiento... , enclavada en el campo de césped artificial del interior de la pista del polideportivo de San Agustín del Guadalix, multitud de carreras para los peques con recuerdos para todos, sorteo de cien premios en metálico entre todos los corredores, una bolsa más que aceptable, el mejor speaker que he visto, mejor dicho, oído, nunca... Y todo GRATIS, repito, GRATIS, y es que cuando se quieren hacer bien las cosas, pensando en el corredor en lugar de en el bolsillo, se nota.

Claro, que no todo va a ser perfecto... San Agustín del Guadalix descansa en las estribaciones de la sierra de Guadarrama, y eso también se nota, ¡y de qué manera!. El circuito es duro, y si uno no fuera "el chulito de Avila", (Lander dixit), diría que duro de pelotas. Estoy seguro de que hay alguna ley que prohíbe pendientes en zonas urbanas por encima de determinado porcentaje, y de que a los arquitectos municipales de San Agustín del Guadalix esa ley se la pela. Además la carrera se regodea en recorrerlas todas, para arriba y para abajo... Ni hecho a posta.

- Menos mal que esta la cogemos de bajada...

-Sí, ahora. Verás a la vuelta...

Imposible coger un ritmo y absurdo pensar en marca. Si no fuera por el asfalto la Carrera Popular Cuesta del Tirón parecería una carrera de montaña. Además este año se había alargado de los ocho kilómetros a los diez.

Aún así la disfruté mucho. Sufrí, pues la competí casi a tope, y conseguí hacer cincuenta y dos minutos cincuenta y un segundos netos, cuando el objetivo era acercarme a los cincuenta y tres minutos. Y revisando mi planteamiento creo que en pocos sitios podría haber limado algún segundo extra. Me servía como un test de cara a estas semanas previas antes de Maratón de Donosti, donde aún dudo si intentar bajar de las cuatro horas, (con lo que tendría que empezar a entrenar desde ya), o conformarme con entrar dentro del control de cuatro horas y media con Lander, lo que modestamente creo que me permitiría no necesitar más que un par de semanas de recuperación, y empezar a preparar el Maratón de Sevilla donde, si todo va bien, quería bajar de tres horas cincuenta. Por eso ayer mi intención, adornada por ese "duelo a muerte" que nos inventamos Lander y yo, era forzar algo para conocer mi verdadero estado después de un pésimo verano y ver qué quedaba de la forma que me permitió correr casi seguidos el Mapoma y las 24 Horas de Torrejón. Y las sensaciones fueron muy positivas, mejores de lo que creía, ya que tengo que reconocer que el recorrido que recordaba del año pasado era en mi opinión más suave que el de este año y esos cincuenta y tres minutos resultaron ser más ambiciosos de lo que pensaba.

En cuanto al duelo, poco que contar. Test aparte, mis posibilidades de ganar a Lander pasan y pasarán siempre por llegar a meta con suficiente ventaja sobre él, pues al sprint me resulta imbatible. Mi obligada táctica era por tanto poner un ritmo alto que le impidiera cambiar e intentar romperle la moral lo antes posible: si el corredor al que intentas ganar no hace más que verte el trasero empezará a dudar de sus propias fuerzas para acercase a tí..., y no verá tu cara de sufrimiento mientras intentas descolgarle, por lo que en muchas ocasiones sobrevalorará tus fuerzas. Además en el resto de carreras que hemos hecho juntos yo había observado que Lander baja peor que yo, (ventajas del exceso de peso), por lo que a la que la pendiente se hizo negativa, me apliqué en alargar la zancada... Malagueta, Carlos, (un forero de ElAtleta.com que atiende al nick de Srv) y Javier, un amigo de Lander, se quedaron conmigo durante toda la carrera, y su compañía se agradeció mucho. Malagueta además tuvo fuelle para hacerse unos cuantos sube y baja por la carrera, haciendo fotos y trayéndonos noticias al uno del otro, picándonos entre nosotros, pero siempre dando ánimos y marcándome el paso, especialmente cuando las cuestas se empeñaban en tirar de mí hacia abajo...

Los primeros kilómetros fueron "de tanteo" y de fijación de ritmo, cosa que tuve que hacer a ciegas ya que mi flamante Polar RS-800 Full-a-Tutiplén con sensor GPS G3 y todos los extras lleva un tiempo empeñado en marcarme pulsaciones de menos, (noventa y tres en la cuesta del tirón, de risa). Así que a correr por sensaciones. El riesgo que tomaba era que debido a la orografía de la carrera, que alguien calificó como el electro cardiograma de Homer Simpson, y al no haber hecho tiradas largas hace tiempo, era fácil equivocarme con el ritmo, y el que pareciera adecuado los primeros kilómetros me reventara al final por falta de base. Por suerte no fue así, medí bien y llegué con lo justo, pero sin desfallecer, a meta. Hubo un momento malo, al coronar la Cuesta del Tirón, en el kilómetro ocho, en que flaqueé y dudé de si podría recuperarme, y aunque en el cruce con los que iban ya veía que Lander no podría recuperar el tiempo perdido, por aquel entonces ya tenía en mente intentar hacer los cincuenta y tres minutos. Afortunadamente, lo conseguí y me bastó con mantener el ritmo, bien que me costó, incluso apretando algo el último kilómetro para que al final me sobraran nueve segundos.

Y luego, "el resto", cervezuquis, pinchitos, riquísima paella a cargo del anfitrión, Alonso que queda cuarto, buen vino y mejor compañía, sobremesa laaarga, con su cafelito y copita..., y más pinchitos, y más tertulia, que uno no se cansa de hablar cuando está en buena compañía..., es decir, lo que da sentido a estas tontás del correr.

Y el domingo que viene, si nada lo impide I Zerolada "Sierra del Guadarrama", evento lúdico-festivo por la sierra de Madrid a la que están invitados todos aquellos corredores, (o no), que quieran pasar una buena mañana. Primer contacto con la montaña, espero que con el paso de Claveles incluído, en busca de una pizca de experiencia de cara al objetivo del año que viene: el Maratón Alpino Madrileño.

Foto cortesía de Lander.

9 comentarios:

Gustavo dijo...

Estimado compañero de fatigas: Le he dejado un post en su entrada anterior, pero como he puesto su blog en mi lista de blogs favoritos (en el mío) he visto esta nueva entrada y quisiera decirle que yo también quiero correr en Sevilla este año. En 2007 hice 3:26 y ahora quisiera bajar algo, aunque sea simbólico (rondando los 3:25). Si alguna vez la has hecho, sabrás que el circuito es inmejorable para hacer buena marca. Un saludo y keep on running!

amig@mi@ dijo...

Sabes que de carreras... na de na, pero de que en la foto tu eres la oveja blanca ... Estoy segura!
Besos

Santi Palillo dijo...

Carlos con esas carreras tan pinas vas a acabar con unos cuadriceps que ni Malagueta, en fin que enhorabuena, sobre todo por subirlas a 93 PPM, ¡quién pudiera! ;-)

Como os lo pasáis, lo que me deja patidifuso del todo es que te hayas puesto como objetivo el MAM, después de eso tendremos que llamarte de usted ;-)

Saludos

Lander dijo...

Si cuando yo digo que eres el Maestro....
como lo tenias todo planeadito mamonazo, no se te escapaba ni un detalle...
Felicidades por tó... pero no te confies que voy a por tí...

Aquí el nuevo Chuletón de Avila(cyt dixit) jajaja, mola.

Un abrazo.

Lander dijo...

Chuletón no joder..Chulitón de Avila.

Zerolito dijo...

Muy buena crónica as usual. Rezuma espíritu paquetil por los cuatro costados.

¿Sevilla? Juer, Carlos, me metes en cada lío... veré que puedo hacer ;-)

Carlos dijo...

Gustavo, gracias por tus comentarios. Para Sevilla mis objetivos serán más modestos. Dependiendo de cómo me tome San Sebastián intentaré las tres horas cincuenta.

Montse, ese mismo, el de la tripilla cervecera...

Señor Palillo, ya veremos si no nos hemos calentado demasiado...

Lander, gracias, gracias, gracias...

Zerolito, ¿no me digas que...?, ¡uys!, qué ilusión...

Gracias a tod@s. ;-)

Anónimo dijo...

Te recuerdo que la marca a rebajar en Sevilla es 3h 52´55´.......ejque no es lo mismo.... por si te da algo de moral saberlo ;-)

Un abrazo crack, hiciste un carrerón.

PD: (Espero ticket por mail, ya sabes )

Malagueta

Anónimo dijo...

Que bueno Carlos, dando donde mas duele.

:-)

Darth.