jueves, 11 de septiembre de 2008

Els Berros de la Cort

Todo comienza con el sonido de un cuerno. Evocador, melancólico y lejano. Trae el recuerdo del viejo bosque. Húmedo, humbroso y recóndito. El cuerno suena a roble anciano, a musgo, a tierra aún no hollada, antigua y venerable. Una débil melodía de tarota y gralla surge a continuación de lo más profundo del alma. Es sinuosa y serpenteante, casi hipnótica, respondiendo a la llamada del cuerno y entrelazándose con ella. Durante unos segundos ambas melodías se unen sin mezclarse: se aman, se acogen la una a la otra en sus delicadas filigranas, distintas pero complementarias. Es el sutil y eterno juego de la seducción en el que ambas partes miran y esconden, acarician y susurran, abrazan sin tocar, sugiriendo tan sólo la promesa de un intenso amor. El débil, lento y profundo latido del bombo apenas se abre paso entre la sensual unión de ambas. La música asciende por nuestros sentidos, impregnándolos tenuemente, envolviéndolos con dulzura, como volutas de humo, suaves y delicadas. Frágiles y efímeras. Y de repente, cesa. Por un instante todo parece suspendido entre el breve momento, claro y diamantino de la última nota y un restallar repentino de percusión que imprime un ritmo desenfrenado en el que la voluptuosidad y la sensualidad previas dejan paso a la pasión y el instinto desbocados. Las tarotas y grallas apenas pueden seguir el ritmo sincopado de una percusión que ahora no resuena dentro de nosotros sino que nos golpea adueñándose de nuestro ánimo y haciéndolo reverberar a su son. La melodía ahora es dura pero hermosa, noble. Ha salido al valle donde resuena entre montañas que le devuelven su propio eco, fortaleciéndola y encendiendo su ánimo. Es la música del torrente desbordado en primavera, del caballo al galope, del ánimo encendido del guerrero que lucha por su libertad, de la pasión del amante por fin correspondido.

Els Berros de la Cort es un grupo catalán que ha actuado en las Jornadas Medievales de Avila en los años 2005, (donde tomé este vídeo) y 2008. Según ellos, interpretan "Nous sons per a músiques antigues ". Tienen un disco a la venta en su web. Y merece la pena. Pero si podéis, vedlos en directo: potentísimo y comprometido con el espectador. El sonido de mi modesta Sony no les hizo justicia, pero deteneos en el "duelo" entre bombo y tambores sobre el minuto y medio de vídeo... A sólo tres metros os aseguro que era impactante y consiguió subir mis pulsaciones casi como si estuviera corriendo...

Pulsad este enlace si queréis ver las fotos que he hecho en estas pasadas Jornadas Medievales. Si os apetece, podéis también dar una vuelta por mi blog de fotografía.

2 comentarios:

amig@mi@ dijo...

jope, sigo sin poder cargar los videos, ahora mismo estoy trabajando con la conexion "robada" a algún vecino y no da para mas. Ya lo veré...
Este finde voy pa madrid en lugar de a talavera, quedamos "sin falta" en navidad.
Besos

German Alonso dijo...

No está mal. De vez en cuando apetece parar un poco el tiempo y volver a atrás. Estuve en unas jornadas medievales en Segovia hace unos años y disfruté con los bailes tradicionales y la música.

Saludos, Germán.