jueves, 25 de octubre de 2007

Una confesión


Acabo de publicar esta misma entrada como respuesta en la página 14 del último hilo que se originó con el primitivo Rincón de los Paquetes, en el foro de ElAtleta.com, y que se ha dado en llamar Pakemons.

Debe ser que hoy estoy "blandito", quizá por el cielo encapotado, (que sin embargo augura un maravilloso entrenamiento vespertino), y me ha quedado algo sentimentaloide y pegajosa. No obstante, ahí va:

Ayer en la relativa privacidad de un intercambio de correos confesé el miedo que me producían los 50K, y que no era la distancia, el cansancio o el dolor que a buen seguro me provocarán. Era la soledad.

Cuando CyT lo propuso ví la forma de "desquitarme" de la falta del Trail Castillos de Avila, pero evidentemente, y con todo el cariño y respeto a la organización de los 50K/100K, no hay color entre una carrera y otra.

El Trail tiene, (me resisto a hablar en pasado), un recorrido hermoso, al lado de mi casa, con unos cuantos amigos desperdigados por el camino y mi familia animándome en algunos tramos. Una fiesta. En los 50K no.

En ellos me iba a enfrentar al reto solo, sin apenas dormir por el viaje, por calles asfaltadas y rodeado de frío cemento. Recuerdo vivamente aún que nunca he sentido tal sensación de soledad como rodeado de cinco mil desconocidos en la salida del tan exitoso como efímero Millennium Marathon de Madrid. Jamás.

Aquel día viajé, desayuné, calenté, corrí, sufrí, (mucho, muchísimo debido al calor), me emocioné en meta, me cambié y volví a casa COMPLETAMENTE SOLO, sin poder liberar tensión hablando con los compañeros, sin poder compartir la alegría de haber superado el reto ni los irrepetibles momentos vividos.

Al aceptar la propuesta de CyT acepté de nuevo pasar por eso: la salida de una carrera, más solitaria aún que un maratón, mucho más temprana, fría, nocturna en su primera parte. Con un circuito supongo que mucho más desangelado de público y de participantes..., y con ocho kilómetros más. Lo acepté como prueba no sólo física, sino psicológica, con toda la carga añadida de sufrimiento que implicaba no poder contar con nadie alrededor en quien apoyarse.

Y en estas que me encuentro con que un buen puñado de vosotros vais a compartir esos momentos conmigo. Cada uno tenéis vuestros motivos para haberos apuntado y vuestras espectativas. Haremos juntos esos 50K..., o no. Algunos, espero que todos, acabaremos, otros quizá se retiren en el 40K o decidan dar una vuelta más al circuito. Para algunos, también espero que todos, será una estupenda experiencia, otros jurarán no volver a hacer nada parecido..., para pasar a pensar en la próxima en cuanto se duchen. Pero ESTAREIS AHI, y para mí eso es muy importante. Gracias amigos.

13 comentarios:

Alfonso dijo...

¡Qué dura es la soledad! Pero esto del correr es un deporte de héroes solitarios. A veces cuando entreno en el parque oscuro y sin un alma también vienen pensamientos de ese tipo, pero enseguida me viene la voluntad de seguir y acabar lo comenzado, aunque sólo sea por compensación por tantas cosas dejadas a medias. Pensar que realmente se tiene el coraje de acabar cuando algo realmente nos interesa. Y además, ¡que diantre! es que disfruto.

Suerte

Wild Runner dijo...

Llevas mucha razón en tu comentario, Carlos. Lo peor que tiene esto de correr es la soledad ... pero yo creo que eso te/nos hace mentalmente fuertes, capaces de soportar más cosas de las que nos imaginamos.

En fin ... seguro que al final, como en muchas carreras, empezarás solo pero durante los 50k te acoplarás a algún grupillo majo que te haga pasar un buen rato.

Ya nos contarás ;)

ELMOREA dijo...

Con los maratones que llevas en las patas y ahora flojeas por 8 kilometros más? Amosanda¡¡
Eso no es ná pa tí.
Animo y a por ellos.

Sylvie dijo...

No sé si sería por el cielo encapotao o no...pero es muy bonita tu confesión...
Estoy segura de que te sentirás acompañado en todo momento...(yo, por aquellos kms compartidos en la lejanía, también te llevaré un poquito conmigo).

Besitos.

Carlos dijo...

jajajaja... ¡Qué mal me explico...! Me parece que Alfonso es el que mejor me ha entendido..., y aún así...

La soledad no la considero buena ni mala por sí misma. Yo la sentí ESE DIA. Ahí si eché de menos algo de calor humano, y posiblemente lo hubiera hecho el día de los 50K. Ese era mi miedo, pero salvo esos momentos concretos generalmente incluso la agradezco. Con este trajín de vida que llevamos el tener unos momentos a solas a mí me viene estupendamente.

En cuanto a los 50K, al menos de salida ya tengo grupo: uno maravilloso de amiguetes del foro de ElAtleta.com. No se si acabaremos todos juntos, (ni siquiera se si acabaremos jajajaja...), pero su sola presencia, el saber que al acabar podré tomarme unas cervecitas acompañado, me hace sentir bien.

Elmorea, ¿flojear yo? Como dice el macarra de mi hijo pequeño: ¡que te meto...!

Muchas gracias a los tres. El que a uno le lean estas cosillas también hace sentirse acompañado. ;-) :-)

Carlos dijo...

Sylvie, te me colaste guapa. Muchas gracias. ;-)

Santi Palillo dijo...

Espero poder ir a veros pasar, a haceros alguna foto que otra y, ya que estamos, a animaros un poco.

Spanjaard dijo...

Como incitador a la matanza de Waco a la que parece que os mandé, me declaro seguidor apasionado (en la sombra, sabeis que ya no escribo) de ese hilo packetero en el que váis añadiendo los miedos, las ilusiones, entre mensaje descabezado y mensaje de descabezado.

De todo esto vais a escribir mucho. Preveo.

SPJ

alicianuro dijo...

Carlos, no creo que te vayas a sentir sólo ese día, vas a tener a unos cuanto compañeros paquetes apuntados a la misma locura y otros cuantos que se pasarán a hacer algunos kilómetros con vosotros, entre éstos últimos me incluyo.

Venga, no le des más vueltas, ya te has metido en esto, total 50 kms...

Besotes,
ali.

Carlos dijo...

SANTI, bienvenidos esos ánimos.

SPANJAARD, que todas las dudas que tenga a lo largo de mi vida sean como esta... Te aseguro que estoy más tranquilo que si sólo fuera a hacer el maratón de San Sebastián. Pero tú sigue con correillos y consejos, que todo se agradece.

ALICIA, sería un puntazo que te apuntaras a esos últimos kilometrillos. Una chica guapa y simpática como tú sería lo mejor para hacernoslos más llevaderos.

Muchas gracias. ;-) :-)

Peque Silvestre dijo...

Muchos ánimos Carlos que seguro esos kilometros de Vallekas los recordaremos siempre.

Nos vemos el Domingo.

merak dijo...

suerte en tu carrera, amigo
abrazos

SlowPepe dijo...

Hay cosas que van en el contrato con el asfalto. Solos o en buena compañía, depende del día. Ser paquete en pruebas que no pasan de 200 participantes obliga a correr solo mucho rato. A mí me sucede cada año en la media de Menorca, pero es eso o no correr. Luego me busco baños de amistad en mis giras peninsulares.

Espero que te salga perfecto y lo disfrutes. Luego nos lo cuentas.

Un abrazo

Pepe