martes, 14 de agosto de 2007

Un día en El Castañar de El Tiemblo

Esta mañana comentaba en el foro de ElAtleta.com la escapadita de ayer con mi familia a uno de los parajes más bellos y evocadores que conozco: El Castañar, en el pueblo de El Tiemblo, a escasa media hora de Avila. De ese comentario surgió el compromiso con Dani_Blay de hacer una pequeña presentación de fotografías a fin de animar a unos cuantos foreros a hacer una quedada por la zona.

Me encuentro con un grave problema: ni mi cámara, ni mi destreza como fotógrafo son lo suficientemente buenas como para plasmar en imágenes tanta belleza. Tampoco son suficientes mis recursos literarios para reflejar tantas sensaciones como provoca este conglomerado de montaña, flora y fauna conjugados en distintos tipos de bosque, cuajado según las zonas, y entre otras especies arbóreas, de pino, castaño, roble melojo, avellanos y abedules, junto con algunos de mis queridos fresnos. El Castañar forma parte a su vez de la Reserva Natural del Valle de Iruelas, de inmensa importancia ecológica. Entre las aves destaca por ser uno de los últimos y más importantes refugios del buitre negro en España, así como del búho real, águilas imperial y real, milanos real y negro. Es también hogar del gato montés, ginetas y tejones entre los mamíferos, amén de servir de refugio temporal de innumerables aves de paso.

Con todo, lo que más disfruto de esta zona es el poder evocador que sobre mí tiene, en especial el melojar. El suelo cubierto de crujiente hojarasca acumulada durante años, las losas de granito cubiertas de musgo y hojas, la umbría fresca de un suelo donde apenas llega la luz del sol, el rumor de la brisa en las hojas a más de quince metros de altura, el increíble degradado de verdes que produce la luz intentando penetrar, sin apenas conseguirlo, entre las copas de los altivos y enhiestos robles melojos, troncos de castaños centenarios, retorcidos, heridos por el rayo, el fuego o el hacha, rebrotando con fuerza, derrochando vida nueva a raudales, devolviendo generosos dos, tres o cuatro vástagos donde sólo uno se cercenó, el rumor del arroyo serpenteando entre raíces descubiertas que intentan atraparlo...

Aquí el caminante se siente inmerso en un escenario que consigue que viera con naturalidad y sin sorpresa aparecer un hada entre los helechos, o un travieso duende a través del hueco de un viejo castaño. Podría estar paseando por los límites de Lothlórien a la espera de un encuentro con los elfos silvanos, y nada de ello estaría fuera de lugar.

Todo esto es lo que en vano intento plasmar con estas fotos que os presento, pálido reflejo de una belleza que me siento incapaz de expresar en toda su plenitud. Espero que os gusten:


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Menos mal que tienes poco recursos literarios.
No se que le ocurre a mi pc que no he poddido ver las fotillos, pero da gusto leerte maestro y gracias a ello puedo hacerme una idea de lo chulo que es el sitio.
Ya estar tardando pa liar una kedadita por ahí...
Lander.

Javier HG. dijo...

Hola, llevo tiempo leyendote todas tus enriquecedoras cronicas, y veo que nos pisamos las carreras, jejeje, coincidio en la de San Lorenzo, carrera estupenda, genial por el Madrid de los Austris, de disfrute urbano, y de urbanitas.
Si no me has leido aun, estoy en HTTP://MONSTRUO07.BLOGSPOT.COM

TE AGREGARE EN MIS FAVORITOS, UN SALUDO CHAVAL Y ANIMO, NOS VEREMOS ALGUN DIA.

anita dijo...

Qu{e hermosura de lugar!!! parece hasta un bosque encantado con esos árboles enraizados... bellísimo!

Spanjaard dijo...

Carlos, ayer estuve dando una vuelta por Avila a media mañana, tomando el aperitivo en el Mesón Gredos (enfrente de deportes AV). No tengo tu telefono y no pude darte un toque. A ver si para la próxima podemos compartir unos torreznillos y un tinto verano.
Saludos.

merak dijo...

venga, que haces unas fotos cojonudas (o como se diga eso)...
a recuperarse.
abrazos

Carlos dijo...

LANDER, si sigues sin verlas, y estás interesado en la obra de este aprendiz de fotógrafo, toque y hago un álbum de Picasa. Lo de la quedadita, como dije en el foro, na más que me digáis día.

JAVIER, gracias y bienvenido. Voy a tu blog...

ANITA, encantado y mágico, tal cual.

SPANJAARD, pues estaba en los madriles ese día... ¿Torreznos, vinitos...? Luego queremos correr... Yolanda tiene mi teléfono.

MERAK, el buen fotógrafo sabe sacar a la luz el alma de lo que fotografía, en este caso yo no lo he conseguido, pero muchas gracias.

Abrazos para tod@s.

mayayo dijo...

si señor, un rincón delicioso ese del Tiemblo.
Lo conozco hace tiempo, y no creo que te hayas quedado corto al describirlo, no...

Txamo dijo...

No añado nada más porque ya lo han dicho todo: muy chulas las fotos (vaya un aprendiz!), muy chula tu prosa, y... ¿para cuando ese barullito por allí?

Saludos

Carlos dijo...

MAYAYO, ¿hay alguna montaña que no conozcas?

TXAMO, en cuanto me digáis...