viernes, 10 de agosto de 2007

No empezamos bien

Pues no, no empezamos bien. Sólo hace dos entradas que publicaba el comienzo de mis entrenamientos de cara al maratón otoñal, y ese comienzo no está siendo bueno.

Estoy en una "minicrisis" de la que no acabo de encontrar el origen pero que hace que no pueda hilvanar dos días seguidos de carrera.

Desde el descanso posterior al Mapoma he sido constante y no he dejado de correr. Poco y despacio, sin ninguna presión, plan, ni objetivo, pero con constancia. Por lo que a más de tres meses del maratón ni un posible exceso ni lo mal que acabé aquel día sirve de excusa. Tampoco el calor, que lo doy por descontado trotando de buena mañana y a ritmos mucho más bajos que en invierno.

El caso es que después de un entrenamiento me levanto por la mañana con la sensación de no haberlo asimilado en condiciones. Tengo análisis de sangre recientes y por suerte anodinos, sin ningún valor reseñable. Tengo una boca sana y "arreglá", sin caries ni infecciones. Como fruta y verdura a diario. Me hidrato bien, no sólo con agua, sino con sales después de correr. Dormir..., a días, pero eso no es nuevo. A mayores mis pulsaciones son normales tanto en reposo como durante el ejercicio. Es decir, no encuentro una sola razón para explicar porqué cuando me levanto soy tan dolorosamente consciente de cuantos músculos tenemos en el cuerpo.

Esta tarde tengo la intención de desempolvar mi vieja bicicleta de montaña, con la que aprendía a montar en bici a la "temprana" edad de 29 años, y a la que tengo totalmente olvidada, y darme un garbeo con ella. Alternaré carrera y bici durante unos días y ya veremos si esto me sirve para ir capeando el temporal a la espera de mejores tiempos.

Tampoco os preocupéis demasiado que no es grave, pero me apetecía llorar un poco...

Edito.

Esta es la ruta que al final he hecho con la bici:





Durilla no sólo por el desnivel acumulado, sino porque entre los kms. 6 a 13, (precisamente los más duros), el camino está en pésimas condiciones, lleno de piedras sueltas y arena. Las sensaciones darán para otra entrada, pero ahora a esperar a mañana...


2 comentarios:

mayayo dijo...

si, yo tambien estoy un poco perro estos días. será el calor?
Hago como tu, intento hacer ejercicio de otra forma, mas por pasarlo bien sin as que como entreno.
a ver si lo volvemos a pillar con ganas!

Wild Runner dijo...

Yo también llevo unas semanas con las piernas pidiendo tregua. Somos unos masoquistas XDDD

Espero que en breve te encuentres con sensaciones mejores. Tanto calor no puede ser bueno!!!