miércoles, 18 de enero de 2012

Correteando por la nieve.

 

Vale. Al día siguiente tu tendón dolía más de lo normal ¿pero quien pierde la oportunidad de disfrutar como un niño? El lunes nevó en Avila y no podía dejar pasar la ocasión.

Sigo igual. El tendón mejora desesperadamente lento. Nado, monto en bici, hago algo de elíptica… Apático, sin ganas, porque son ejercicios que me resultan mortalmente aburridos, pero al menos no estoy parado. No hay proyectos, no hay planes. Solo tensa espera…

9 comentarios:

Arganzboy dijo...

¡Se te echaba de menos! Míralo por el lado positivo: posiblemente estamos ganando un buen director de cine ;-) Seguro que pronto estás de vuelta al mundo correril. Un saludo.

Gonzalo Quintana dijo...

Por aquí 19-20 grados, algo alto para la maratón del domingo. Pero es lo que hay. Diferentes temperaturas pero a todos nos une la misma pasión.

Commedia dijo...

Qué refrescante, Carlos!!! Trataré de seguir tu recomendación ;)

Mucho ánimo.

Amig@mi@ dijo...

Uff, Carlos, ¡¡cuanto tiempo!! Y nosotros nos quejamos cuando los grados bajan de 13, jaja.
Me ha encantado acompañarte por ese camino nevado. Hacía mucho que no la sentía tan cercana.
Te deseo una pronta mejoría.

Un abrazo

Manuel Tintoré Maluquer dijo...

Ví la nieve de Avila, !joder!, es lo primero que pensé, !qué maravilla poder pisarla! Claro por aquí no suele caer nunca; ánimo y paciencia y a seguir cuidándose; un abrazo.

Charli dijo...

Poco a poco socio, lo importante es ir matando el gusanillo como se pueda, aunque sea descalzo por la nieve...

Un saludo

Alfonso dijo...

Impresionante!!!

mayayo dijo...

Ya lo sabemos desde Tolkien: Un buen hobbit camina siempre sbore sus pies desnudos, que le pueden llevar por el mundo entero. Incluso por una Avila nevada! :-)

Cocoloco Amamower dijo...

Últimamente escribes poco, pero cada vez es una sorpresa.

Me alegro de que en esta ocasión sea agradable. :-)

Tú sí que sabes cómo ponerme los dientes largos. Lo que me gustaría haber estado ahí. ;-)