sábado, 21 de mayo de 2011

¿Cross Tres Refugios?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Angel y Dani en La Maliciosa. Pulsa en la imagen para descargarla en tamaño completo. La luminosa mañana permitió que con mi modesta compacta pudiera tomar cuatro fotos para componer con Photoshop esta panorámica en la que se ve el propio alto de La Maliciosa, la niebla amenazando Cercedilla, Siete Picos y el alto de Las Guarramillas.

A las ocho de la mañana Angel, Dani y yo salíamos del Puerto de Navacerrada con la intención de hacer el recorrido del Cross Tres Refugios, para cuyo fin llevaba un track descargado de wikiloc que nos disponíamos a seguir. Al menos Dani y yo, ya que Angel, con ineludibles obligaciones familiares, se daría la vuelta en el camino a Canto Cochino. Las interrogaciones del título son porque al final hubo alguna pequeña diferencia sobre el recorrido oficial, parte debidas a mí, más al equívoco track descargado… OLYMPUS DIGITAL CAMERA         A los pies de las antenas de Bola del Mundo.

Día, como comentaba antes, que comenzó luminoso, fresco y agradable. A buen ritmo (ya que Dani corre este domingo el cross y quería probar el tiempo de corte de Canto Cochino) subimos hacia Bola del Mundo y encaramos la bajada hacia el Collado del Piornal y la subida a La Maliciosa. Apenas unos minutos para tomar unas fotos y comer un bocado y nos tiramos por la técnica bajada hacia la agreste y divertidísima de trotar Sierra de Porrones. De ahí hasta Canto Cochino, a donde Dani tiene que llegar en un máximo de dos horas y media, el terreno se suaviza y se puede trotar casi íntegramente por senda en buen estado, rápida y casi toda a cubierto entre pinares. Angel se da la vuelta a unos tres kilómetros de Canto Cochino y Dani y yo seguimos perdiendo altura.

Al poco tenemos el primer contratiempo: el track sigue por una senda antes abierta, pero que está actualmente cortada. Probablemente alguien tuvo la estúpida idea de abrir una ruta nueva, lo que generalmente no hace sino provocar por un lado confusión y por otro que tarde o temprano haya que “aclarar” el camino y cerrar alguna de ellas. Afortunadamente la direccionalidad está clara y no nos despistamos. El segundo error sí nos complica algo más. El track nos lleva inequívocamente hacia un resalte rocoso por donde es evidente que el Cross no va a pasar, lo que me lleva a pensar que al menos en esa zona el track está trazado a mano sobre el mapa, y eso nos obliga a recular y dar alguna que otra vuelta en busca de enlazar con la senda que, intuimos, queda algo más al norte y que nos llevará hacia nuestro destino. Como veinte minutos de retraso acumulamos ahí…

Sin más complicaciones llegamos a Canto Cochino, donde hacemos parada y fonda, tomamos una cerveza y comemos algo.

La salida de Canto Cochino me resulta confusa, en esta ocasión soy yo el que no interpreta bien el mapa y perdemos como un cuarto de hora hasta que encontramos el camino, una senda preciosa en busca del Collado del Cabrón (merecido apodo, pardiez, pues subimos por una pared corta pero muy empinada) De ahí bajamos por una senda muy corrible y rápida, a través de unas zetas en dirección al cauce del Río Manzanares, inseparable compañero de ruta a partir de entonces, el cual remontaremos hasta su mismo nacimiento: el Ventisquero de la Condesa, a los pies del alto de las Guarramillas.

A partir de esa zona el recorrido sube incesantemente. El bosque poco a poco desaparece dejando paso al piornal. Las horas de marcha se empiezan a notar. El sol, en su cénit, calienta inmisericorde, y sudo muchísimo. Bajamos el ritmo, ya que no tenemos intención de competir ese día, solo de hacer horas de monte y el caminar sustituye al trote. El terreno además es pestoso: aún hoy tengo infinidad de arañazos en las pantorrillas por lo exiguo de la anchura del paso en muchas ocasiones. Para colmo, vuelvo a leer mal el mapa en el cruce del arroyo del Berzoso, que baja de Cabezas de Hierro Menor, y durante un buen rato tiro de Dani cuesta arriba, remontando dicho arroyo en lugar del Manzanares… Fuera de senda y en el sentido equivocado. Creo que el hecho de que era yo el que tenía el GPS (aún errando su uso) fue el único motivo por el que no me asesinó allí mismo…

Llevamos mucho retraso sobre el horario previsto. A Dani se le ha acabado el agua y la senda parece no terminar nunca, sinuosa y serpenteante entre piornales y prados embarrados que no permiten un ritmo alto. A falta aún de unos kilómetros comparto el poco agua que me queda con Dani, con la tranquilidad de que en caso de necesidad siempre podemos beber del río, cosa que al final debemos hacer puesto que no somos capaces de encontrar la Fuente de la Teja, a pocos metros ya de las antenas de Bola del Mundo y que el mapa me sitúa en medio de un piornal en el que me dejo la poca piel que aún tengo intacta. No obstante tuvo algo de místico saciar nuestra sed con un agua helada y pura, directamente del deshielo a menos de cincuenta metros del nevero en el que nace el Río Manzanares.

Un último empujón de riñones y coronamos Guarramillas. Ahí Dani decide no arriesgar en la técnica bajada hacia el Puerto de Navacerrada y el descenso lo hacemos por la pista asfaltada.

Bocata de lomo y jarra de cerveza con limón pusieron broche a otro estupendo día (casi literal) de montaña.

Track de la ruta en este enlace. El GPS se quedó sin pila bajando hacia el Puerto de Navacerrada y la tuve que completarlo en casa, de ahí que la duración y altura sean erróneas.

¡¡¡IMPORTANTE!!!

Las descripciones de rutas de montaña que hago en este blog son tan sólo expresión de mis impresiones y sensaciones de ese día concreto, y por tanto totalmente subjetivas. No tienen porqué coincidir con las de cualquier otra persona, incluso realizándolas en las mismas condiciones. Tampoco son guías exhaustivas. A pesar de que procuro que todos los datos que ofrezco sean correctos, sería recomendable que antes de hacer alguna de ellas te informaras sobre las mismas en publicaciones especializadas. No obstante, si crees que te puedo servir de ayuda, o necesitas alguna aclaración, ponte en contacto conmigo. Por último, tienes que tener en cuenta que la montaña es un entorno potencialmente peligroso. Usa el sentido común y no afrontes recorridos para los que no estés absolutamente seguro de estar suficientemente preparado y equipado. Y ten siempre en cuenta las posibles complicaciones meteorológicas, muchas veces imprevisibles.

2 comentarios:

Dani dijo...

Ay Carlos, hoy mismo me he resentido de una antiquísima lesión lumbar que me ha dejado cuasi tronchao. En fin, no hay palabras. No voy a ir mañana a romperme en mitad de la bajada de Maliciosa...

Ojala esté bien para Bustarviejo. Me queda el regusto de orgullo de haber hecho el recorrido en tu grata compañía.

Un abrazo amigo mio!

Amig@mi@ dijo...

Imagino que en aquellos momentos la tensión será tremenda, pero a todo pasado ya habréis olvidado.
Cuando se dice eso de que no hay dos sin tres...
Me alegro del final.
Besos