viernes, 30 de marzo de 2007

¿El conocimiento nos hace más fuertes?

Pues esa es la pregunta que me ronda la cabeza esta mañana. Mi trabajo está justo al lado del Paseo del Rastro, en Avila, el cual bordea la muralla por su lienzo sur. En esa zona el perfil de la ciudad es abrupto y cae bruscamente hacia el río, por lo que desde el paseo se divisa la hermosa panorámica de la fotografía de arriba, tomada la pasada semana.


La sierra que veis al fondo es la Sierra del Zapatero, por donde Luis Arribas, alias Spaanjard, alias CyT en el foro de ElAtleta.com, lleva unos años organizando el Trail Castillos de Avila.

Hoy hace buen día en Avila, y me he demorado unos minutos en la contemplación de la esta sierra: Pico Zapatero, Serrota..., dándole vueltas a mi objetivo principal para este año, que no es otro que el Trail. Este domingo corro la Media Maratón de Madrid, donde quiero mejorar mi marca de 1h 52' conseguida el año pasado en la Media de Valladolid, y bajar al menos a 1h 50', lo que me servirá para decidirme a intentar bajar de las 4h en MAPOMA. Mejorar una marca ya es, o debería ser de por sí un objetivo importante, pero en este caso el objetivo se convierte en un mero test de otro más ambicioso, y sin haber cumplido ninguno de los dos aún, ya pienso en el siguiente...

Conozco los caminos por los que discurre el Trail. He subido muchas veces en bici por esas trochas por las que Luis maquinó su maravilloso engendro: cuestas de corona pequeña, piñón grande y muchos riñones. Bajadas tendidas en las que no se "coge pedal". Zonas de "pié a tierra" donde hasta los más osados corredores pasan de la carrera a la marcha.

Cincuenta Km. de un perfil durísimo que sólo da un respiro en el último tramo, que sin embargo se hace eterno al discurrir por un camino recto y despejado, con la ininterrumpida visión de las murallas al fondo, con la meta allí, justo debajo del cubo de la izquierda, siempre igual de lejano mientras tus cansados pasos parecen no avanzar.

Desde mi atalaya veo ese camino, que será de vuelta en el Trail, por donde tantos rodajes largos he realizado y que tan bien conozco. Forzando un poco la vista casi adivino la cruz en lo alto de la cuesta, a la salida de El Fresno, donde se sitúa un imaginario "Paso del Maratón". Más lejos aún brilla a esta hora el camino que viene de Gemuño, oculto tras la colina...

Puedo visualizar prácticamente todo el recorrido, la salida en Villaviciosa, la subida al Castillo de Manquospese, (en la foto, con mis hijos), la Dolorosa, en Mironcillo, los toboganes hasta Gemuño..., e intuyo su dureza. Pienso: "he corrido ocho maratones y en todos he acabado al límite de mis fuerzas. Ahora no se trata sólo de añadir ocho km. más, sino de acumular varios cientos de metros de desnivel por caminos y trochas, no por el benévolo asfalto..."

Un escalofrío recorre mi espalda. Es miedo, es anticipación. Anticipación del dolor, del sufrimiento pseudomasoquista del corredor de fondo; temor a subir "un escalón" más en mi concepto del atletismo. Ya soy maratoniano, he asumido ese reto varias veces y aunque lo respeto, ya no me impone. No, no lo temo. Pero esto es distinto, por primera vez desde aquel lejano MAPOMA del año 2000, no estoy seguro de ser capaz de superar el objetivo. Dudo, pero mientras en mi primer maratón el miedo era a lo desconocido, ahora el miedo se acrecienta precisamente por el conocimiento de esos caminos, de esos desniveles. De tener que enfrentarme a ellos sabiendo de ese sufrimiento casi extremo que he sentido otras veces en una prueba a todas luces menos dura. El escalofrío vuelve a recorrer mi espina dorsal. Y es placentero.

Y aún quedan SIETE meses...

7 comentarios:

mayayo dijo...

Bueno, Carlos, pues me alegro que para tí el escalofrío sea placentero pero yo aun tengo los pelos de punta despues de leer el resumen :-)

quiero empezar a hacer carreras de montaña este verano, pero creo que el trail de castillos 07 será aun mucho barco para este marinero y lo dejaré para el 08 o así.

Por otro lado, espero nos veamos en la salida de la media de Madrid, y mucha suerte con tu reto.
Ojo! por las marcas que dices veo que no eres un hombre corriendo, sino casi un metrónomo por aquello de lograr mantener un ritmo de los 21 a los 42 :-))

merak dijo...

decía Skiner que para tener poder hay que tener control... así que aplícate el cuento.
suerte el domingo, yo no me plantearía si voy a ser capaz de acabar o no... sal disfruta. ya verás como puedes.
abrazos

Carlos dijo...

¿Eing...?

Mayayo, no te entiendo campeón. Quiero hacer 1h 50' en media y 4h en maratón. Veinte minutos de margen. ;-) :-)

Merak, gracias, pero a pesar de mis ocho maratones no puedo extrapolar esa experiencia a una carrera como el Trail Castillos de Avila, de 50Km. y un perfil que asusta. Además recuerda que estás hablando a un "corredor" de cuatro horas en maratón al que tú esperarías duchadito y comido en meta.

No obstante, estate tranquilo: siempre he presumido de tener la cabeza bien amueblada, por eso no será.

Un saludo.

merak dijo...

bueno...duchadito... si yo te contara lo que pasa en las duchas jajaja
suerte mañana

tortuga runner feliz dijo...

Mucho ánimo y mucha suerte.Todo el que se plantea retos personales luchando contra sí mismo,merece todo mi respeto y admiración.

merak dijo...

cómo fue todo?

Carlos dijo...

Gracias tortuga. Ahora queda cumplir el compromiso. De momento tengo la ilusión, pero queda lo más duro: hacer el trabajo. ;-) :-)

Merak, estupendamente: 1h49'45'', es decir, justo lo pensado, pero lo mejor han sido las sensaciones. No he sufrido en ningún momento, y de haber ido a tope y no haber sufrido el caos de la salida, (13000 corredores son muchos), podría haber estado en 1h46' o 1h47'. Pero no tenía sentido machacarse. Hoy era un test de cara al MAPOMA y los resultados han sido muy buenos.

En cuanto pueda os suelto un rollo de los míos...

Un saludo. ;-) :-D