jueves, 16 de septiembre de 2010

Acto de fe.

Thinking About…, foto del portfolio de Mladen Cvjeticanin en Photo.net.

Poco a poco tengo que irle tomando de nuevo el pulso a mi propia vida y recuperar los tiempos y espacios que llevo tantos meses sin ocupar. El deporte es uno de ellos, y también uno de los primeros abandonados cuando las circunstancias y mi escala de valores exigieron que estuviera donde era más necesario, renunciando por el camino a lo que consideré secundario. Comoquiera que el deporte también ha sido una de las actividades más gratificantes a lo largo de estos años, es una de a las que antes quiero volver. Pero no va a ser fácil. La inactividad casi total desde julio del año pasado debida a la lesión de pubis unida a estos últimos meses de abandono de todo aquello que no fuera el trabajo y el hospital, han dejado en mí un pesado lastre en forma de profundo cansancio psicológico y físico y una buena cantidad de lorza en mi cintura que hacen que mi estado de forma sea absolutamente ruinoso.

El lunes intenté volver a la actividad de la única manera que puedo: apenas dos horas de caminata a buen paso con mi esposa, que por cierto, han dejado de recuerdo una dolorosa ampolla en el talón que aún ando curando. Y es que no tengo otra opción que empezar de cero e intentar ir adaptando poco a poco mi cuerpo, con sus cuarenta y siete años recién estrenados y sus casi doble de kilos, al esfuerzo deportivo como si nunca antes lo hubiera hecho. Mi idea es empezar, con la humildad de un novato que sin embargo sabe lo que le va a costar hacerlo.

Lo dicho en el título: verme de nuevo en un maratón, todo un acto de fe. Rezad por ello, que nunca viene mal...

10 comentarios:

Manuel dijo...

Animo amigo,...estoy seguro de que pronto te encontrarás al más alto de los niveles,...Un abrazo

Ps: A veces parece que no avanzamos y lo que hacemos es dar pasos de gigante en otras direcciones más importantes,...

Amig@mi@ dijo...

Seguro que llegas.
Paso a paso, poco a poco y, con el apoyo de los amigos que tirarán de tí cuando tus fuerzas se agoten.

POr cierto, el "0" no es mal número.

A mí me gusta.

Otro abrazo

Anónimo dijo...

Yo no rezo pero estaré ahi, ayudando siempre que pueda a ese extraño ser, un novato altamente experimentado ;)

Antes de que nos demos cuenta volveremos a compartir retos e ilusiones. Las piernas las mueve el corazón, y tú de eso tienes de sobra ;)

Un enorme abrazo
Zero

Miguel dijo...

Animo Carlos,

en momentos así todo pasa a un plano secundario.

Ahora, poquito a poquito. Como dices el deporte siempre te ha resultado muy gratificante. La vida sigue, y debemos de continuar.

Ese humilde novato tiene toda la experiencia del mundo y sabe mejor que nadie como se avanza poco a poco, como se va disfrutando del día a día y como esas pequeñas batallas ganadas y satisfacciones logradas son más importantes que cualquier marca, que cualquier objetivo.

Siempre nos quedará ponernos las zapatillas y corretear un poco, o calzarnos las botas y perdernos en la montaña, mientras recordamos que seguimos vivos y la suerte que tenemos al poder hacer lo que tanto nos gusta. El resto ya llegará sin darnos cuenta.

Animo. Un abrazo

Anónimo dijo...

Ya sabes que cuentas con un escudero fiel el día de tu regreso

darth

Anónimo dijo...

¿Para qué correr? Correr aumenta la autoestima y despeja la mente pero esclaviza porque es una droga, crea dependencia.

Santi Palillo dijo...

Por si te sirve te diré que yo empecé a correr precisamente con 47, yo si que partía de cero; tú tienes fondo para dar y tomar aunque lo hayas dejado de lado unos meses, así que lo superarás de sobra y en menos tiempo del que piensas ni te acordarás.

Será duro pero ¡durezas a tí!

Carlos dijo...

Manuel, gracias y bienvanido por aquí.

Montse, el cero no es mal número..., si intentas no quedarte ahí mucho tiempo... Besos.

Zero, ese sí es un gran número...

Miguel, buenos consejos.

Darth, ¡anda y no me vendas la moto! :-P :-D

Anónimo, ¿para qué correr?, pues para poder comerme un buen plato de fabes con almejas y un chuletón sin cargo de conciencia... De autoestima ya voy sobrado. Gracias por el comentario.

Santi, reconfortante y positivo pensamiento.

Gracias a todos. ;-)

sraceas dijo...

Carlos... yo estoy completamente segura de que nos encontraremos en algún maratón o en alguna media. Y estoy convencida de que te veré disfrutando de esto, que es lo que te gusta y con la gente que quieres. Me alegra ver que ya comienza tu regreso. Tómate el tiempo que necesites porque nosotros sabemos esperar y te llevaremos cuando y donde haga falta amigo.

Cocoloco Amamower dijo...

Si algo nos enseña el Maratón es que todo llega y todo pasa.

Verte de nuevo en un Maratón, todo un acto de Paciencia. ;-)

Ánimo.