lunes, 21 de julio de 2008

Sigo aquí...


... Con pocas ganas y menos humor para hacerlo, pero sigo aquí.

Mi ausencia se debe a un grave y repentino problema familiar que ha hecho que las dos últimas semanas mi mente estuviera en otro sitio, (y previsiblemente así seguirá siendo en los próximos meses). En este tiempo no he visitado otros blogs ni foros, y he descuidado la bandeja de entrada de mi correo electrónico, retrasando respuestas que deberían haber sido evacuadas hace días. Lo siento, pero mi tiempo es un bien escaso y mi situación me obliga a redefinir las prioridades a las que dedicarlo. El cuidado de mis blogs, e incluso el mero ejercicio de las aficiones que los sustentan queda así relegado a uno de los últimos puestos entre esas prioridades.

Para aquellos a los que visito con frecuencia, en la medida de lo posible me pasaré por vuestros sitios a animaros, hacer algún chiste malo de los míos, alguna reflexión pseudo-filosófica de esas con las que acostumbro a martirizaros o simplemente a saludar, pero valga esta entrada para hacer tábula rasa de lo que haya sido vuestro devenir cibernético en los últimos días porque me veo incapaz de leer todo lo que se me ha acumulado.

17 comentarios:

Lander dijo...

te echabamos de menos Carlos...

¡¡¡ MUCHO ÁNIMO ¡¡ y un abrazo..

Anónimo dijo...

Es muy grande el hueco que deja un amigo, y ya sabes, lo que quieras.


Darth

Sylvie dijo...

Y ni se te ocurra ponerte con lo retrasado ni lo que ahora mismo no te apetezca...ante todo estás tú y lo que haga que tu vida sea más feliz y agradable...

No debes nada a nadie...no pases si no es el momento.
Nosotros sabes que seguiremos aquí y que te queremos mucho...vengas o vayas cuando sea.

Ánimo bonico. Jo...

Besitos.

amig@ mi@ dijo...

Ración doble hoy ;).

Y estoy con Syl.
Este mundillo no es una prioridad. ni por supuesto una obligación.
Sólo un escape voluntario.
Tienes un Email.
Besos

che gurisa dijo...

CARLOS; que todo llegue a buen puerto, realmente lo deseo de corazón. Y siempre las prioridades son las prioridades...

un beso grande!

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Ánimo muchacho, espero que la cosa mejore y las aguas vuelvan a su cauce.

David Rodriguez Roures dijo...

Lo primero es lo primero,por mi parte no cal ni que te excuses,y si necesitas cualquier cosa ya sabes que aquí tienes un montón de amigos animo y un saludo.

Anónimo dijo...

aunque yo no tengo el gusto de conocerte y mi llegada a tu blog fue por azar, espero que todo vaya bien y que pronto podamos volver a leerte.

un abrazo
Maria / Mexico

mayayo dijo...

Animo Carlos.

German Alonso dijo...

Tú atiende a tus cosas que es lo importante. Como dice Sylvie ya sabes que nosotros estaremos por aquí para lo que necesites.

Un abrazo muy fuerte, Germán.

ELMOREA dijo...

Un abrazote y que la vida mejore.
Animo.

spanjaard dijo...

Paisano, las prioridades son las que son. Echa todo el tiempo del mundo y más en lo realmente importante. Quien necesite tu tiempo en casa te agradecerá que sigas pendiente de el/ella. Más de uno por aquí sabemos de estos tragos. Oirás de todo, que si usa tal o cual como válvula de escape, o déjalo estar unos meses, o si ... pero no hagas más que lo que te dicta tu sentido común personal. Sólo en tu casa saben con quién se tratan.
Un abrazo y fuerza para los afectados!!

Peque Silvestre dijo...

Un abrazo fuerte y mucho ánimo.

Carlos dijo...

Un saludo a María: espero que te pases de nuevo por aquí.

Muchas gracias a tod@s, reconforta leer vuestros mensajes. ;-)

Anónimo dijo...

Aparte de mi cariño, lo único que te puedo decir en esta situación es: que estés donde tienes que estar, con quien debes estar, con el tiempo los cuidados y los mimos suficientes, porque amigo después aparte de los recuerdos te quedará la satisfacción de haber hecho lo que debías.
Tenía ganas de enviarte un saludo grandote pero mi tiempo también estaba vetado.
Todo mi cariño y mi apoyo.
Lola

Carlos dijo...

Gracias, gracias, gracias Lola... Un beso muy fuerte también para tí. ;-)

Zerolito dijo...

Llego tarde y no puedo añadir más a lo dicho. Un abrazo grande, Carlos. Para lo que quieras, aquí estaré.